"En ningún momento faltó gas en Espigas"

Desestimando versiones de concejales eseverristas, funcionarios informaron que en ningún momento faltó gas en la localidad como trascendió en las últimas horas. También presentaron un estado del Hospital.

Tras la denuncia pública realizada por concejales eseverristas en cuanto al estado del Hospital de Espigas, el Municipio salió a dar su versión y afirmó que "en ningún momento faltó gas en la localidad".


Desde la Secretaría de Desarrollo Local se informó el estado de situación en la localidad rural, afirmando que Espigas no cuenta con red de gas natural, no obstante se abastece con instalaciones externas que la empresa Coopelectric se encarga de reponer.


"Esta recarga es solicitada preventivamente cuando la reserva del tanque llega al 50%, ya que no es posible un servicio de provisión inmediata. Generalmente tarda 2 semanas y este lapso puede ser mayor en caso de lluvias que dificultan el tránsito por los caminos rurales. Al día de hoy, se concretó la recarga y aún quedaba en el equipo gas suficiente para 5 días de provisión. Se puede constatar lo afirmado con el responsable técnico del procedimiento", informó Diego Robbiani.


Según el informe del Dr. Germán Maroni, subsecretario de Salud del Municipio, el Hospital de Espigas "en ningún momento se quedó sin gas ni tampoco se vio afectada la atención de los pacientes que allí se alojan, como se dijo".


En este sentido el funcionario afirmó que "la dificultad existente en una de las habitaciones donde la estufa no funcionaba fue generada por una pérdida de gas, por la cual se mantuvo apagada y los pacientes asignados a la misma fueron trasladados a otras habitaciones. El arreglo ya se concretó por el servicio de mantenimiento y el Hospital está completamente calefaccionado. La razón de la falla es el deterioro de la red de gas, por antigua y por falta de arreglos definitivos", expresó Maroni.


En cuanto al estado general del Hospital de Espigas, el titular de la Subsecretaría de Salud afirmó que "las circunstancias de abandono y deterioro progresivo deben ser bien conocidas, pues tiene años de reclamos que se han desoído y bien puede dar fe de esto el ahora concejal Frías, pues estuvo a cargo de la Secretaría de Obras Públicas. Podemos investigar durante su gestión cuánto se hizo por el Hospital, cuánto se destinó para que los pacientes que hoy le preocupan tanto, tuviesen una mejor calidad asistencial. Seguro recordará que el techo del Hospital nunca se arregló o que se proveyó de paneles de energía solar que nunca funcionaron", resaltó.


Maroni también manifestó que "hay documentos que aportan los diagnósticos de situación realizados a comienzo de esta nueva gestión que evidencian el estado en que se encontró el inmueble, la condición de asilo de los pacientes, así como la organización del recurso humano y sus funciones, que presentados al Intendente motivaron sus manifestaciones a los medios. Ese fue nuestro punto de partida y mas allá de lo dicho, invito a quien le interese conocer la realidad del Hospital, a preguntar a los vecinos de la localidad, a quienes trabajan en el nosocomio e incluso a los pacientes, cómo se encuentran hoy".


Con respecto a las mejoras que se han llevado a cabo, el secretario de Desarrollo Local especificó que se han realizado cambios en los últimos meses, para "revertir las condiciones deplorables" en las que fue recibido el establecimiento sanitario de Espigas en diciembre, tales como las que se detallan:


- El lavadero funcionaba con un lavarropas externo, por lo tanto la ropa se la llevaban para lavar en una casa. Una mujer se hacía cargo de esa tarea y no se tomaba ningún tipo de precaución. Se devolvió el lavarropas al hospital para que el servicio funcione correctamente.

- Las condiciones edilicias del Hospital eran muy malas, tanto las paredes, los pisos, las aberturas y el mobiliario. Los baños para uso de los pacientes y del personal no sólo no tenían las medidas de seguridad básicas sino que estaban en muy mal estado, las paredes y los pisos rotos, las puertas no cerraban, había aberturas sin vidrios.

- Todos los depósitos quedaban cerrados bajo llave cuando se iba el encargado y no quedaba ningún tipo de acceso. No contaban con una buena distribución de vacunas y medicamentos, todo estaba mezclado en la heladera; las camas y los colchones estaban en mal estado, no había ropa suficiente, ni vajilla.

- En lo relacionado a cuestiones médicas, no había actualización de las historias clínicas de los pacientes hacía cuatro años y funcionaba sin ningún tipo de control. Prácticamente no había prestaciones. La situación comenzó a normalizarse en los últimos meses. También se designó una nueva administradora y personal de mantenimiento.

- Se detectó que los pacientes estaban como uniformados, no había lugar para la singularidad de cada uno, todos estaban rapados. Se organizaron entrevistas con todos los pacientes y se hacen mensualmente para escuchar sus intereses y deseos. Se realizaron reuniones con asesoría de menores e incapaces y con secretarios y auxiliares del Juzgado Civil 1 y 2 para regularizar y actualizar la situación de cada uno; también se hizo un informe de situación para dar respuesta a los pacientes de acuerdo a sus necesidades. Había pacientes completamente desatendidos y se trasladaron pacientes para su atención y control.


Por último, Germán Maroni resaltó que "actualmente se prioriza el bienestar de cada paciente haciendo hincapié en la atención periódica, el contacto con familiares y actividades que les den satisfacción. Estamos todavía lejos de los objetivos planteados, aunque se ha trabajado mucho en ello. Pero coincidimos en la importancia de recuperar este ámbito para el sistema de salud, para la localidad y por supuesto para los pacientes y trabajadores que allí se desempeñan".

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario