En medio de la crisis de los frigoríficos, otro sindicato analiza medidas de fuerza

Hay acusaciones cruzadas entre trabajadores y exportadores, aunque coinciden en las críticas al Gobierno. Hablan de 7.500 suspensiones, 3.500 despidos programados y mil retiros voluntarios.

El Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC advirtió que se comenzaron a cerrar plantas de la industria frigorífica a causa de la crisis del sector y el paro desarrollado por parte de los trabajadores enrolados en ATE, al que se sumaría otro sindicato

Los trabajadores del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) llevan a cabo medidas de fuerza para reclamar cuestiones como "precarización laboral y la falta de dialogo del Estado", el 82% móvil jubilatorio para todos los trabajadores del sector y terminar con la privatización de las funciones indelegables del Estado nacional. Además, exigen apertura de la paritaria sectorial y la equiparación de salarios con organismos como AFIP, Migraciones y aduana.

Frente a ese panorama, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus Derivados del Gran Buenos Aires y Zona Sur de la Provincia de Buenos Aires (SICGBA) anunció que se declaró "en estado de alerta y movilización".

El gremio convocó a un plenario de delegados por formalizar la medida y sumarse a los trabajadores de SENASA y a las acciones que proponen los pequeños y medianos productores agropecuarios, que harán una movilización el 17 de este mes.

SICGBA, además, adelantó que propondrá "una marcha en conjunto a la Secretaría de Comercio y al Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación, con el objetivo de lograr las medidas necesarias para frenar esta grave crisis".

Desde el sindicato cuestionaron al presidente de la Cámara Empresaria ABC, Mario Ravettino, a Ricardo Bruzzese del Programa Carne Para Todos y al secretario general de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne, José Alberto Fantini, a quienes acusó de "apoyar incondicionalmente primero al secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y hoy a su sucesor, Augusto Costa, que con sus acciones ayudaron al cierre de 136 frigorífico y al despido de 21.000 trabajadores". Agregó: "Hoy finalizando el mandato de este gobierno, nos terminan dejando 7.500 suspensiones, 3.500 despidos programados y 1.000 retiros voluntarios, todo a consecuencia de mantener políticas interventoras y subsidiadas del gobierno nacional".

Lejos de considerarse culpables de la crisis, en la Cámara Empresaria ABC apuntan contra el Gobierno y los trabajadores. Frente a los cierres, las suspensiones y el paro, alertaron ayer: "La sumatoria de estos problemas hace inviable la continuidad operativa de las plantas exportadoras de carnes, que paralizaran su actividad a partir de hoy".

ABC sugirió el "anticipo de vacaciones y suspensiones provisorias para el personal afectado", al tiempo que subrayó las posibles consecuencias en el "abastecimiento local y las ventas externas de los frigoríficos referidos".

Mediante un comunicado, el consorcio puntualizó: "A los anunciados temas de baja del precio internacional, baja de los subproductos e incremento de la actividad irregular y competencia desleal, se agregó la imposibilidad de contar con la materia prima para conformar las faenas, que fue el último eslabón que determino el cierre en las plantas frigoríficas".

En tanto, reiteró la necesidad de eliminar retenciones "para lograr la vigencia de la industria exportadora y darle la competitividad perdida hace varios años".

Por su parte, el presidente de la Cámara de la Industria de Carnes (CICCRA), Miguel Schiariti, volvió a criticar hoy la política ganadera del Gobierno nacional, al remarcar que se dejó de "producir al menos 2,4 millones de toneladas de carne vacuna".

Schiariti propuso que "para que el sector salga de la crisis, se necesita modificar la política macroeconómica nacional" y recomendó "avisarle" al secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, que "la carne aumenta aunque la hacienda en pie no aumente, por caída de valor del recupero que se traslada a los precios".

La semana pasada CICCRA brindó un informe en el que subrayó que el consumo por habitante de carne vacuna en junio, según el promedio de los últimos doce meses, se ubicó en 59,9 kilogramos/año, lo que implica una caída de 2,9 por ciento interanual.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario