En el nombre del pádel

El joven olavarriense y una de las promesas deportivas más firmes de la Ciudad dialogó con Infoeme sobre el campeonato del mundo que alcanzó este fin de semana. “En el último game de la final me costaba respirar”, dijo porque sentía que estaba a punto de cumplir su sueño. Se ilusiona con vivir en la cuna de la disciplina, España, y contó detalles de la experiencia en el Cenard donde compartió estadía con “Las Leonas”.

--------

Tanto tiempo invertido en entrenamientos, esfuerzo, buscar sponsors y viajes valió la pena. Este domingo, Federico Chingotto llegó a su máxima consagración. En Sub 16 se quedó con el campeonato mundial que se llevó a cabo en Capital Federal. “Hace más de un año que estaba pensando en el Mundial... muchos nervios y salió todo como lo teníamos pensado” fue la primera reflexión del joven olavarriense.

Claro que llegó como candidato pero “este era el gran objetivo del año. Sentíamos que era difícil, pero no imposible. Jugando con la cabeza seria, podíamos lograrlo. Nos conocemos mucho con Agustín (Gutiérrez) y antes del partido hablábamos cómo íbamos a jugar. Pudimos ser intensos y ganar” comentó.

Y luego contó esa sensación que tuvo en los instantes decisivos: “Veníamos jugando muy bien en la final. En el último game ya cambió todo y me costaba respirar pero lo sacamos adelante. Cuando ganamos sentí un alivio. Lo primero que recordé fue cuando perdimos en España, y por eso fue como una revancha para mí”.



Además tuvo un agregado especial porque “logramos que Argentina gane por primera vez el mundial en la selección de menores. En el anterior pasado se nos había escapado y ahora que nos sacamos de encima ese peso nos largamos a llorar”.

El nivel fue de menor a mayor. “Arrancamos nerviosos. Pasó todo muy rápido y cuando quisimos acordar ya estábamos jugando los cuartos de final. Era algo que no lo podíamos creer. Nos fuimos soltando y en la final se vio que no tuvimos presión. Atacamos por donde debíamos y salimos campeones. El partido más duro fue el segundo de la zona. Ahí jugamos contra la pareja que me ganó en España el Mundial pasado y cada punto que pasaba recordaba que me habían ganado. Por eso no me podía soltar del todo y tenía esa cosita adentro.

Y tuvo la suerte de compartir equipo con Gonzalo Salías. “Jugamos dos puntos, ganamos y lo disfrutamos porque no es cosa de todos los días que dos olavarrienses estén representando al país. También estuvo Imanol Domínguez, jugó el Open y anduvo muy bien”.

Pero además disfrutó de la vivencia de un deportista profesional en el Cenard. “Ahí estábamos re bien atendidos, de primera. Cada vez que terminábamos un partido teníamos al kinesiólogo encima. Nos daban dieta que no superaban las 3000 calorías en el día y estuvimos con gente muy conocida ahí, como Las Leonas”, contó Fede.



Ahora le queda para finalizar el año un torneo de profesional y se vienen dos grandes torneos más en Capital Federal y Villa Carlos Paz. Después será el turno de las exhibiciones en distintos puntos del país, donde ya comienza a entrar un dinero que es clave para poder continuar apostando a este sueño. “Tengo sponsors pero siempre se hace complicado. Los más importantes son las becas del Municipio y del CECO. Este deporte no es muy conocido y se hace difícil”, recalcó.

Sueña con “ir a vivir a España y poder jugar ahí que es la cuna del padel. Hay argentinos que viven y juegan en Europa y me encantaría poder imitarlos pero primero tengo que terminar la escuela. Si se llega a dar será difícil alejarse de la familia, pero si es por mi bien estoy dispuesto a hacerlo”, señaló.

Quiere llegar a ser como “Maxi Gabriel porque siento que podemos tener características similares. Claro que además mirás a los números uno del mundo como Fernando Belasteguín y Juan Martín Díaz, son mi incentivo. Antes de jugar la final nos mostraron un video de ellos con un saludo y diciendo que hagamos lo imposible para que le ganemos a España. Eso fue muy lindo para nosotros”.

Federico se dio un lujo al que pocos llegan a saborear. Se codeo con el éxito pero lo mejor está por venir.






Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario