En el Capitolio de Estados Unidos, el papa pidió abolir la pena de muerte

El sumo Pontífice aprovechó su discurso ante los representantes elegidos por el pueblo estadounidense para sugerir que se elimine la pena capital. En el país norteamericano, 31 de los 50 estados que componen la nación adoptan la ejecución como castigo.

El Papa Francisco abogó en el Congreso de Estados Unidos por la "abolición mundial de la pena de muerte" porque "una pena justa y necesaria nunca debe excluir la dimensión de la esperanza y el objetivo de la rehabilitación".

Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada, cada persona humana está dotada de una dignidad inalienable y la sociedad solo puede beneficiarse en la rehabilitación de aquellos que han cometido algún delito


El pontífice, el primer papa que interviene ante el Congreso estadounidense, recordó en el contexto de su petición para acabar en el mundo con la pena capital que "el parámetro que usemos para los demás será el parámetro que el tiempo usará con nosotros".

"La regla de oro nos recuerda la responsabilidad que tenemos de custodiar y defender la vida humana en todas las etapas de su desarrollo", agregó en relación con la pena de muerte, que sigue vigente en Estados Unidos.

El papa pronunció un discurso en el que utilizó como referencias cuatro personalidades de la historia estadounidense, el expresidente Abraham Lincoln, el Premio Nobel de la paz Martin Luther King, la fundadora del Movimiento de Trabajadores Católicos, Dorothy Day, y el monje cisterciense Thomas Merton.

En ese marco, el Sumo Pontífice hizo referencia a la crisis de refugiados que se vive en todo el mundo. "Nuestro mundo esta enfrentando una crisis de refugiados de una magnitud que no se habia visto desde la Segunda Guerra Mundial. Esto nos trae grandes desafios y muchas decisiones difíciles. En este continente miles de personas buscan una mejor vida para ellos y para sus seres queridos", aseguró el Papa.

No nos deben sorprender las cifras sino mas bien verlos como personas, ver sus rostros y escuchar sus historias tratando de responder de la mejor manera a su situación, de una forma que siempre sea humana y fraterna.

Asímismo, Francisco pidió detener "el tráfico de armas". Y a continuación se preguntó: "¿Por qué las armas letales son vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible sobre los individuos y la sociedad? Tristemente, la respuesta, que todos conocemos, es simplemente por dinero".

Denunció que se trata de "un dinero impregnado de sangre, y muchas veces de sangre inocente. Frente al silencio vergonzoso y cómplice, es nuestro deber afrontar el problema y acabar con el tráfico de armas", pidió el pontífice


¿Por qué las armas letales son vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible sobre los individuos y la sociedad? Tristemente, es simplemente por dinero

El papa Francisco llegó al Capitolio de Washington, donde pronunció un discurso ante el Congreso reunido en sesión conjunta, el primero de un pontífice ante los representantes elegidos por el pueblo estadounidense.

El papa llegó poco antes de las 09:30 hora local y se dirigió al despacho del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Francisco habló ante más de 500 diputados y senadores que se aglomeraron en el hemiciclo de la Cámara de Representantes junto a magistrados de la Corte Suprema y miembros del Ejecutivo, entre ellos el vicepresidente Joe Biden.

Luego saludó desde un balcón a unas 50.000 personas que accedieron a los pies de la colina del Capitolio con pases sorteados por distintas instituciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario