"El juego de la forma que está es pernicioso, claro hay que estatizarlo"

Lo expresó la ex senadora provincial María Isabel Gainza. En 2012 presentó diferentes proyectos para regular y estatizar la actividad en la Provincia. Días atrás el diputado y precandidato presidencial por el Frente Renovador (FR) Sergio Massa pidió la estatización del juego y reinstaló el viejo debate.


En pocas décadas el juego se convirtió en uno de los negocios más rentables de la Argentina, en base a una fuerte complicidad con la clase política, que en términos generales cedió terreno ante una de sus mayores fuentes de financiación.

El debate por su estatización lanzado días atrás por el diputado y precandidato presidencial por el Frente Renovador (FR) Sergio Massa- en respuesta a la determinación de gobierno nacional de recuperar los ferrocarriles- reinstaló una discusión que en 2012 tuvo como epicentro a la provincia de Buenos Aires y en la que se impuso la posición de los principales operadores de loterías, bingos, casinos y máquinas tragamonedas, quienes consiguieron prorrogar sus licencias hasta 2026.

La ex senadora provincial por la Coalición Cívica, María Isabel Gainza- hoy asesora del diputado nacional Adrian Pérez (FR)- tuvo un rol protagónico en aquella discusión al presentar diferentes proyectos para regular y estatizar la actividad. En ese entonces, sus iniciativas despernaron fugazmente el interés del vicegobernador Gabriel Mariotto y el ministro del Interior y Trasporte, Florencio Ranzazzo, a pocos días de que Daniel Scioli renovara por decreto las licencias y los dejara afuera de las negociaciones.

La ex legisladora olavarriense dialogó con Infoeme y analizó el negocio del juego en la Provincia, el impacto de la actividad en la vida cotidiana en las ciudades del interior y la viabilidad actual del proyecto de estatización.

¿Qué mirada tiene sobre el negocio del juego en la Provincia de Buenos Aires durante los últimos años?

- Yo he tenido una mirada crítica del juego en la forma que se ha establecido en los últimos años. Durante la década kirchnerista, se han posicionado tres o cuatro empresarios fuertísimos, con un capital enorme; Cristóbal López el más cercano a los Kirchner, Boldt el más cercano a Scioli y Angelici que es muy cercano a Macri. En la provincia de Buenos Aires tenemos actualmente entre 43 y 44 salas de bingo con las máquinas tragamonedas que son lo peor de todo, no tanto el casino. Ofrecen fichas de corto valor y es ese el juego inmediato, compulsivo y que está a la mano de la gente más humilde. Es el que más daño produce.

¿Cuál era el escenario político en el 2012 cuando presentó el proyecto para estatizar el juego?

- En aquella crisis de 2012, donde el kirchnerismo lo hostigaba a Scioli con el corte de dinero y que llegó un momento en que no se pagaban los aguinaldos se tensó mucho la situación. Se resolvió, después de varios días, cuando la Presidenta le otorga a través del ANSES un préstamo de 600 millones- fijate los jubilados terminan pagando los aguinaldos de los empleados de la Provincia- y los otros 1800 – en eso momento eran 2600 millones de media nómina salarial de la Provincia- los obtiene de una prolongación de las concesiones a las salas de bingo a las provincia hasta el año 2026. De ahí saca Scioli la plata y hasta prorroga concesiones que no estaban vencidas.

Yo integré la Bicameral del juego en el Senado por la minoría y nunca nos reunimos. Ni una sola vez. En diciembre de 2013, cuando terminé mi mandato, se reunieron y ahí hizo mucho ruido la posibilidad de reapertura de un casino en el Hotel Sasso de Mar del Plata que maneja Barrionuevo, un hotel de lujo. Y en eso momento de lo que no se habló fue el traslado de una sala de Bingo de Gesell a Ezeiza que fue parte del arreglo que había hecho Granados – que después fue ministro de Seguridad- cuando era Intendente como para hacerse cargo de un Ministerio y eso se hizo muy por abajo.

¿En qué consistían los proyectos que presentó en el Senado Bonaerense?

- Nosotros presentamos tres proyectos. Dos a medias con el diputado Martello y uno que hice yo que es el único al que le dieron bolilla y fue aumentar la alícuota de Ingresos Brutos a la explotación de las salas de Bingo que se subió al 12%. Y en los otros planteábamos la estatización a medida que se iban venciendo las concesiones con lo cual ahora es irrealizable porque tendría que ser a 2026. Y lo otro que planteábamos era cambiar la lógica de la distribución de las ganancias.

Invertíamos la fórmula. Ahora el 66% va para las empresas y el 33% para el Fisco. Nosotros dejábamos el 33% para las empresas y el 66% para el Fisco mientras se cayeran las concesiones. Obviamente que nunca lo sacaron en ningún lado. En la Provincia las concesiones del juego se extendieron hasta el 2026 en aquella famosa crisis financiera por falta de fondos y el apriete mayúsculo que hizo el gobierno central.

- Y Boldt fue de las más beneficiadas entonces...

Boldt por ejemplo además de tener algunas salas tiene el control de todo el juego online. Todo lo que se juega en una casa de quiniela de cualquier pueblo lo controla Boldt. Y también controla cuanto se juega en cada máquina. Porque el todo el negocio es para los empresarios. Si ves la forma que distribuyen las utilidades brutas es el 85% de lo recaudado de acuerdo a las ganancias de las máquinas en un ciclo determinado. Una fórmula que no la entiende nadie. Distribuyen los premios en el momento que quieren y se quedan con el 66% de las utilidades. El 1% es lo que distribuyen a las entidades de bien público. Cuando vas a la Ley de Juego encontras que la autoridad de aplicación – la Dirección provincial de Loterías y Casinos- les da la explotación a una entidad de bien público y después autoriza a esa entidad para que contrate a un empresario que se haga cargo de la explotación.

Entonces la responsabilidad jurídica que tienen las entidades es enorme porque a ellas se les concede la explotación del juego y ellas a su vez se las conceden a las empresas que se llevan más del 66% de las máquinas y las entidades se quedan apenas con 1%. Es un jeroglífico típico sciolista que tiene mil pasos pero cuando te das cuenta es inaudito.
¿Hoy por hoy el proyecto de estatización que plantea el massismo puede ser viable?
Sí, el proyecto de estatización es viable. Hay que retomar el concepto de la regulación de la época de Perón. Cuando Perón creó la Lotería de Beneficencia y Casinos- y ese nombre dice mucho- todos los casinos que habilitó Perón eran del Estado y estaban en ciudades turísticas y en época de temporada. Cuando ves es la Ley y su fundamentación de por qué se abren en ciudades turísticas y por qué no están abiertos todo el año y te dice que es para proteger la salud de la población.

Cuando se empezaron a demostrar los casos de ludopatía que muchos de ellos derivan en enfermedades psiquiátricas muy serias, que llevan en casos a la internación y hasta el suicidio y a una disgregación de la familia tremenda, en la Provincia se dedicaron a poner unas pequeñas estructuras – los Centros de prevención y atención al juego compulsivo- con una asignación presupuestaria mínima para atención de la ludopatía. Y dependen de Loterías y Casinos. Ahí tenes la sinrazón de esto cuando debería estar en el misterio de Salud que tiene los resortes, el personal y la estructura para determinar el abordaje terapéutico adecuado. No tienen previsto centros de internación. Hacen todo mal.

Ese impacto se ve sobre todo en las ciudades del interior

- Los empresarios se llevan una enorme ganancia de las ciudades del interior y le dejan sólo el 6% de las ganancias a los municipios y ese dinero deja de circular dentro del circuito de la Ciudad. Aparte y esto está estudiado está todo pensado para potenciar el negocio. Lugares cerrados sin luz para que la gente pierda la temporalidad y no saber si es de día o de noche. Comida barata para que la gente no tenga que irse. Se pudo sacar una ley para sacar los cajeros a determinada distancia de las salas. Y cuando se sancionó a Ley Antitabaco para que se pudiera fumar hicieron un lobby tremendo en Diputados y cuando volvió la ley al Senado le habían agregado una excepción que eran salas cerradas de 400 metros cuadrados, que eran los bingos (se ríe) . No había otra. Y eso se lo bajamos recién en 2013.

La gente que va a los Bingos es la más humilde y se juega ahí el sustento de su vida. El juego de la forma que está es pernicioso, hay que estatizarlo. Incluso hay que plantearse que tienen que tienen que tener horarios, no pueden estar las 24 horas abiertos.



Fuente:

Autor Sergio

Notas Relacionadas

Deja tu comentario