El increíble final de Paula Giménez

Cuando la policía dice que busca a alguien, dude. El final de los casos confirma la regla.

-------------

Mauro Szeta, especial para Infoeme

Con Paula Giménez pasó lo mismo. Esquizofrénica, y en tratamiento, esta mujer chaqueña, desapareció el 15 de mayo. Había salido de un hotel de Balvanera donde estaba con su madre docente y nunca más volvió. La madre hizo la denuncia en la comisaría 8va de la Federal, y se quedó tranquila, esperanzada en la búsqueda.

El 23 de mayo, una tía de Paula dio una nota en la televisión donde pedía ayuda para buscarla. Ese día, un jefe de una división especial de búsqueda de personas llamó a ese canal para pedir el teléfono de la tía porque desconocía el caso. Paula apareció muerta el 3 de junio. Y para colmo, su muerte trajo escándalo.

La encontraron muerta en el Ceamse, el mismo lugar donde había aparecido asesinada un año antes, Ángeles Rawson. Se especuló con todo, se dijo de todo. Los defensores del portero Mangeri, hablaron de un asesino serial, y clamaron la inocencia del portero.

La autopsia reveló que la víctima no estaba baleada, ni abusada. Y se constató además que la causa de la muerte era un fuerte golpe en la cabeza. Se habló de homicidio, se habló de una víctima atropellada por un auto y de un cuerpo descartado en la basura, y se habló de modo ínfimo de una chica que, por el frío y deambulando, podía haber elegido un contenedor para dormir, y eso, sin saberlo la llevó a una muerte accidental cuando volcaron la carga en el camión de recolección.

El Ceamse confirmó a tres días del hallazgo del cuerpo que Paula había estado un día previo a su hallazgo, en un contenedor, en Retiro. Pero lo más inquietante es que los empleados, como Paula no quería salir, le tomaron una foto para dejar asentado lo que había pasado.

Ese día, la búsqueda de Paula no estaba en la agenda de los medios, ni tampoco en la agenda policial. Entonces, su foto no era pública. Es más, un empleado de Cliba le dijo a un policía que había una mujer en situación de calle durmiendo en el contenedor. Y el policía jamás supo que se trataba de una mujer buscada.

Así las cosas, todo hace presumir que, durmiendo en un contenedor, en ese, o en otro, Paula encontró la muerte, sin saberlo. Y lo peor de todo, con una búsqueda inocua.



Fuente:

Deja tu comentario