"El hombre que insulta a una mujer en la calle y que la acosa no lo hace de manera inconsciente"

Infoeme realizó una entrevista a dos profesionales del Ministerio de Justicia de la Nación, que estuvieron en Olavarría en una jornada que promovió la sensibilización de la población, así como también brindar atención, acompañamiento y asistencia a las víctimas de violencia familiar y sexual.

Días atrás, las profesionales del Ministerio de Justicia de la Nación Jésica Ramírez y Tamara Alfaro Moreno, estuvieron en Olavarría en una jornada sobre violencia sexual y explotación sexual infantil.

Ramírez es psicóloga y Alfaro Moreno es trabajadora social. Integran la Brigada Niñ@s y el Equipo de Coordinación de la Brigada Móvil de Atención a Víctimas de Violencia Sexual, respectivamente, ambos programas del Ministerio.

En diálogo con Infoeme, hicieron referencia a su accionar en estos tipos de programas, las relaciones con las víctimas y detalles de la temática en general.

"El equipo de atención a las víctimas de violencia sexual trabaja en el marco de Capital Federal y acompaña a las víctimas que se encuentran denunciando delitos contra la integridad sexual. Acompañamos en la denuncia, acompañamos al hospital, en todo el proceso judicial también, si es que la víctima nos convoca al acompañamiento. También se nos puede convocar como testigos en el juicio, si es que la causa llega a juicio oral", indicó Tamara Alfaro Moreno.


violenciasexual4

En cuanto a como surge el acompañamiento, Jésica Ramirez señaló que "el programa se crea en el ámbito del Poder Ejecutivo porque existían en el 2006 muchas denuncias en esta temática que no avanzaban. La idea fue por pedido del entonces presidente Néstor Kirchner, pedirle a la Dra. Giberti que arme un programa que acompañara a las víctimas en todo ese proceso inicial para que las denuncias llegaran a un buen puerto. Nuestra tarea sobre todo es en terreno, acompañar en la urgencia y la emergencia a las víctimas en todo el proceso que van atravesando".

"En particular yo trabajo con el delito de explotación sexual comercial, que es lo que se conoce como "prostitución infantil". En este equipo notamos que hay una tolerancia social que no existen denuncias, se encuentra invisibilizado", agregó Ramírez.

La sociedad le da la espalda por lo general a las víctimas. Entonces llamamos a las jornadas 'de sensibilización', porque en realidad se trata mucho más de que la gente pueda sensibilizarse al respecto de estas temáticas, conocerlas, entenderlas, visualizarlas y dejar de naturalizarlas como para recién poder pensar ahí en un accionar sobre el delito.

"Nuestro trabajo también es capacitar al personal policial que después va a recibir a la víctima en la dependencia. Por una orden interna, el personal en cuanto toma conocimiento de que hay una víctima que está denunciando ese delito, nos tiene que convocar. Tenemos que participar de la declaración a los fines de que no se relate varias veces el hecho que padeció. Y a partir de ahí se evalúa junto con la justicia si hace falta ir al hospital en el momento, lo que tenga que ver con médicos, acompañar el proceso... Y en provincia de Buenos Aires la denuncia se toma en la comisaría de la mujer, en donde hay", agregó la trabajadora social.

violenciasexual1


Los profesionales atienden las 24 horas del día. Se puede llamar al teléfono del centro, se le brinda asesoramiento, contención y se le dice a donde tiene que ir, cual es el mejor lugar para preservar a las víctimas. A veces la comisaría de la mujer no tiene personal adecuado para este tipo de delitos y conviene que directamente vaya a sede judicial, para preservarla durante la declaración.

Por otra parte, la psicóloga Ramírez contó que "venimos trabajando con el delito de grooming, que es este contacto que establece algún adulto por redes sociales o cualquier medio tecnológico con fines de abuso de niños. Y desde ese tipo de delitos nosotros venimos asesorando a gente de varias partes del país en general. Nuestra intervención es telefónica a través de un 0800. Es por una cuestión operativa que no se puede hacer más que asesorar telefónicamente. Y además el acompañamiento, en tanto llamar a la comisaría de la mujer, avisar que la persona va a ir, hacer seguimiento telefónico, enviar informes a juzgados o fiscalías si así lo requirieran".

Alfaro Moreno argumentó que "nuestro equipo de profesionales es íntegro, somos todas mujeres y eso tiene una finalidad. La mayoría de las víctimas son mujeres, y justamente se pensó de esta manera para que no sea un doble impacto. Siempre se encuentran con hombres tomándoles la denuncia, o en el sistema judicial, y hasta en el sistema de salud. Con esto se intenta que la declaración no sea otro trauma para la víctima. Hacer la denuncia y seguir el proceso, que es largo, y que en general se vuelven a repetir los hechos vividos. Es doloroso, costoso, y con un tratamiento se puede salir adelante. Pero es una de las partes más importantes el tema de la denuncia. Esa también es nuestra tarea: no solamente atenderla en la urgencia y la emergencia, sino que también sostenerla y contenerla".

"Creemos que tienen que haber acciones que vayan más allá de la prohibición de wisquerías y clubs, por ejemplo. No es solo la ley y la prohibición, sino que tiene que haber un montón de sectores sociales que no sostengan eso. Y sobre todo, la tolerancia social tiene que desnaturalizar estas prácticas como algo admisible, necesario, permitido. Porque más allá de la ley existen todo un espectro de situaciones que perduran en el tiempo y producen todas estas situaciones con los jóvenes", sostuvo Ramírez.

violenciasexual2

Acoso Callejero

En el final de la entrevista, las profesionales se refirieron a los llamados "acosos callejeros" que sufren las mujeres en todos los órdenes del día.

Resaltaron la importancia de las jornadas ya que es relevante que "escuchen, que reconozcan que es un delito y que se puede denunciar. Porque la mayoría de las veces cuando se viven situaciones como "pseudos piropos", es acoso callejero, y se toma como algo casi natural".

Ahí es donde la barrera ya no distingue si en realidad es un piropo o es una violencia sexual, o que va a pasar después. Es importante que se pueda ver que eso no es natural, que no está bien, que tu cuerpo es tu cuerpo y que si estás parada en la calle vos sos dueña de tu cuerpo.

"El hombre sabe que está acosando cuando lo hace, no es ingenuo. El hombre que insulta a una mujer en la calle y que la acosa no lo hace de manera inconsciente. Lo hace de manera intencional. El placer pasa justamente por la incomodidad de la mujer. La mujer se da cuenta que se está sintiendo incómoda y en ese momento no sabe que hacer. Cuando vos no sabes que hacer con respecto al cuerpo, ahí está el límite", agregó Alfaro Moreno sobre estas situaciones.

Por su parte, Ramírez agregó que "alguien que pasa en una camioneta y le dice algo a alguien que está en otro contexto, que no está en situación de seducción, está esperando un colectivo. Entonces ya la situación en sí incomoda porque no es simétrica. Esa situación de violencia sexual es abuso de poder. Y ese hombre lo hace para hacer valer su poder para esa chica que está esperando el colectivo, caminando por la calle o en un programa de televisión".

Finalmente indicaron que "hay denuncias de hombres. Es inferior a la cantidad de mujeres y niños. Pero hay hombres que han vivido situaciones de violencia sexual en cualquiera de sus categorías. Y tal vez a veces es más difícil para los hombres llegar a hacer la denuncia".

Atención Integral a las Víctimas de Violencia Doméstica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Teléfono las 24 horas: 0800-222-3425 en todo el territorio Nacional.




.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario