Dos hombres fueron condenados por robo y reincidencia

Uno de ellos deberá cumplir seis años de prisión como coautor de un robo calificado en un taller mecánico de calle Ituzaingó al 1900 perpetrado “en banda” en diciembre de 2012. A un segundo imputado en el hecho además se lo encontró responsable por otro asalto a una “Saladita” de Pringles al 4200 y en total se lo condenó a 8 años y seis meses de prisión. Ambos recibieron agravamiento de pena por condenas anteriores.

-----------------------------

Dos hombres fueron condenados por el Tribunal Criminal Oral 2 de Azul por el delito de robo calificado agravados por reincidencia (ambos habían sido enjuiciados y condenados anteriormente por otros delitos).

Se trata del olavarriense Federico Andrés Bargas Botana (29), quien resultó condenado a la pena de seis años de prisión y de Maximiliano Rojas (28)- oriundo de Tapalqué- quien deberá cumplir 8 años y seis meses de prisión.

El primero de los acusados fue encontrado penalmente responsable como coautor de un robo calificado en taller mecánico de Ituzaingó al 1900 ocurrido en diciembre de 2012 cuya víctima resultó ser Carlos Ghiglione. Bargas Botana fue declarado reincidente por segunda vez (había sido condenado y cumplimentó su pena por delitos cometidos en 2007 y 2009).

Actualmente se lo juzgó por “Robo calificado por el uso de armas en sentido impropio, en concurso ideal con robo calificado por el uso de arma de fuego” cuya “aptitud no pudo acreditarse” y “por haberse cometido en lugar poblado y en banda” en un taller mecánico de Ituzaingó al 1900, cuya víctima resultó ser Carlos Ghiglione.


En tanto, Maximiliano Rojas fue castigado con la pena de 8 años y seis meses de prisión por el asalto al taller mecánico de calle Ituzaingó y a su vez por otro robo al local de ropa “La saladita de Dilan” ubicado en Pringles al 4200, hecho que ocurrió en agosto de 2012. Además se tomó como agravante el ser reincidente por primera vez – fue condenado en 2008 por evasión en grado de tentativa- .

En ese caso, se lo encontró responsable de “Robo calificado por el uso de armas en sentido impropio, en concurso ideal con Robo Calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud no pudo acreditarse y por haberse cometido en lugar poblado y en banda” y en la “Causa n° 125/3096, Robo Calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud no pudo acreditarse, en concurso real”, detalla la sentencia.


La parte acusatoria fue llevada a cabo por el fiscal de juicio Martín Pizzolo.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario