"Dos días, una noche" en la Alianza Francesa

Desde las 20.00, en Dorrego 3161, se proyectará la película de los realizadores belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne. Tiene una duración de 1 hora 35 minutos y subtítulos en castellano.

--------------------------------

El próximo viernes 31 de octubre, a las 20.00, en la Alianza Francesa de Olavarría , Dorrego 3161, se proyectará en su ciclo de cine la película de los realizadores belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, Dos días, una noche (Deux jours, une nuit) (2014), con la actuación de Marion Cotillard y Fabrizio Rongione, una duración de 1h35 y subtítulos en castellano.

A medida que pasan los años, y que las Palmas de oro se acumulan, los hermanos Dardenne parecen abrirse a registros más populares, deshacerse de una forma de radicalidad y de negrura que marcaban sus primeros films.

Este impulso popular, que no habría que tomar por un compromiso, es también lo que guía su última película, Dos días, una noche, en la que los hermanos Dardenne alcanzan una alquimia maravillosa entre el documentsl, el film de suspenso y la fábula social tal como Hollywood sabía producirlas en el pasado.

El punto de partida es también de una simplicidad absoluta. Después de una terrible depresión, que aún la aqueja, Sandra (Marion Cotillard), se entera de que pronto quedará desempleada. Sólo le queda un fin de semana para convencer a sus compañeros que renunciar una un premio, lo que le permitiría ser reintegrada en la empresa.

Va a verlos uno por uno, tratando de mantener la dignidad, luchando por su supervivencia como la mayoría de las heroínas dardenianas. El ojo de los cineastas revelará los peores mecanismos sociales: las negociaciones mesquinas, los ataques a la solidaridad de clase, la violencia psicológica infringida a aquellos que se juzga "improductivos". (...)

¿Por qué milagro el fim escaba de la exposición dialéctica o sociológica? Se lo podría explicar por la calidades habituales del cine de los Dardenne, o evocar la performance conmovedora de Marion Cotillard. Pero hay otra cosa. Está la fuerza superior que anima desde siempre a los Dardenna, una suerte de empatía en la mirada, una experiencia del mundo que hace que ninguna escena, ni aún la más melodramática, parezca fabricada o artificial. Llamemos a esto un corazón inteligente".


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario