Dolina a solas con Infoeme

Alejandro Dolina se presentará en el Teatro Municipal de nuestra ciudad el próximo domingo 22 de mayo a las 21:30 horas. Infoeme habló en exclusiva con el padre de "La venganza será terrible", el clásico que cambia, enamora y perdura.

¿Qué diferencia existe entre realizar el programa diariamente en el estudio de radio y realizar el programa enmarcado en un espectáculo teatral?

Lo que varia es la locación habitual, un auditorio relativamente pequeño, con los teatros grandes o con la visita a otras ciudades, donde evidentemente se produce una conexión diferente. La gente que nos ve todos los días, por ahí vive cerca, se va en medio de la función, más de entrecasa si se quiere (...) Y cuando salimos de gira se produce una sensación de visita, que cambia las cosas tanto para visitante como para el visitado, eso le da al programa una intensidad mayor y también una emotividad que suele trasladarse después del programa.

Estuvimos ya dos veces antes, una vez con el programa y otra vez con un espectáculo teatral que hacíamos que se llamaba "Bares del infierno".

Este es un programa más complejo ahora, rizando el rizo a lo largo de los años.

¿Cómo ve usted "La venganza será Terrible" a través del tiempo"?

El programa ha ido cambiando, yo lo veo como un fenómeno cambiante en la medida que hemos cambiado quienes lo hacemos, en algunos casos han cambiado tanto que son otras personas. (...) El programa de los primeros años, era un programa más sencillo, acaso más gracioso, este es un programa más complejo ahora, rizando el rizo a lo largo de los años, hay gracias que ya no conforman y entonces buscamos algún otro tipo de conexiones.

A lo largo de los 30 años de la Venganza, usted pudo observar que el público se renueva, ¿pero no observa un nuevo código o lenguaje cultural según los diferentes momentos que atraviesa el país?

El público tiene otras astucias y no es tan fácil de conmover; de manera que en la relación entre el artista y público, se produce un mutuo cambio de exigencias que en general, van de lo más simple a lo más complejo.
Con respecto a su gira: ¿cada lugar, cada escenario lo vive con una expectativa diferente?

La expectativa es diferente y me parece que en general, artísticamente es mejor. Sea por el entusiasmo mayor que uno tiene, o a lo mejor el artista se prepara con mayor intensidad cuando vas a estas giras que un martes de invierno cuando llueve, que a lo mejor lo van a ver 15 o 20 personas. En el caso de nuestras giras, hasta ahora, vamos a ver lo que ocurre en Olavarría, pero hasta ahora son concurrencias grandes y eso entusiasma.
¿Piensa que el programa radial a la medianoche se instaló como un clásico?

Eso creo que ya ha ocurrido, si no se trata tanto de una intención mía; sino de algo que ha sucedido más allá de nuestras voluntades. Es considerado el programa como un clásico, yo no se si lo merece o no lo merece, esto a veces produce fenómenos que ocurren con sucesos artísticos clásicos como por ejemplo diría Borges "el previo fervor de la gente", no?. A veces la gente nos va a ver y nos valora un poco excesivamente porque consideran que estamos dentro de un canon, eso yo no sé si es merecido en nuestro caso, en general empiezo a sospechar que no, pero puede ser que haya ocurrido ya.

¿Siente alguna preocupación hoy....con respecto a la realidad Argentina y latinoamericana?

La realidad Argentina cambia en dirección opuesta a lo que uno espera encontrar cuando habla de cambio, normalmente. En el modelo clásico político se hace con una intención de izquierda, la palabra Cambio normalmente ha estado relacionada con una mayor participación de quienes menos tienen, con audacias políticas que permiten la inclusión de personas que no estaban incluidas, es decir, en general trata de cambios progresistas. Así se llaman en la jerga política. En este momento, casualmente ocurre lo contrario. (...) Se trata de un cambio conservador, de un cambio que tiende a otra dirección, tiende a asegurar rentabilidades, tiende a una distribución de la riqueza más a favor de los que más tienen, me parece a mí. En general en política cuando se habla de cambio, se habla de otra cosa. Hoy en Argentina lo que sucede es una redistribución de la riqueza a favor de quienes poseen más.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario