Día Mundial contra el Cáncer: “Es esencial la detección temprana”

Cada 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer. El Secretario de Prevención y Atención Sanitaria, Ramiro Borzi, enfatizó en la importancia de la prevención, en este sentido destacó que “un paciente diagnosticado tardíamente disminuye sus posibilidades de curación”.

------------------

Este martes, como cada 4 febrero, se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer.

De acuerdo al Instituto Nacional del Cáncer, la enfermedad en sus diferentes tipos se origina por anomalías en el proceso de reproducción y división de las células, componentes básicos del organismo. Dichas anomalías producen una masa de tejido que se denomina tumor.

Es importante aclarar que los tumores pueden ser benignos o malignos y sólo estos últimos son cancerosos.

Las malformaciones benignas no son cancerosas ya que las células de este tipo de tumores no se esparcen a otras partes del cuerpo, crecen en el lugar, generalmente se pueden extirpar y en la mayoría de los casos no reaparecen.

Los tumores malignos son cancerosos. Dado que sus células tienen anormalidades, se dividen sin control y sin orden, pudiendo invadir y destruir el tejido a su alrededor, entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático y diseminarse a otros órganos. A este proceso se lo denomina metástasis.

El Secretario de Prevención y Atención Sanitaria, Ramiro Borzi, enfatizó en la importancia de la prevención: en este sentido, recomendó fomentar hábitos saludables, tales como alimentación saludable, ejercicio físico y actividades al aire libre. También, destacó el funcionario, “son de gran importancia los controles de salud periódicos: para revertir un cáncer, es primordial la detección temprana de la enfermedad, tanto en adultos como en niños. Un paciente diagnosticado tardíamente disminuye sus posibilidades de curación”.

Factores de riesgo y prevención

Existe cierta predisposición genética que aumente las probabilidades de desarrollar cáncer, aunque cabe destacar que no es determinante. Asimismo, hay determinados factores ambientales que contribuyen a la aparición de la enfermedad. Pero fundamentalmente, debemos revertir aquellos factores de riesgo que podemos evitar: consumo de alcohol y tabaco, sedentarismo y mala alimentación. Cuanto más saludable sea nuestro estilo de vida, menores serán las probabilidades de desarrollar la enfermedad.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario