Desgarradores testimonios de los padres de Tamara Bravo

Néstor Bravo y Gladis Tabarrosi declararon en la tercera jornada del juicio por el asesinato de su hija, ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Azul. El padre fue uno de los primeros en llegar a la casa de Tamara, mientras todavía yacía en el piso, “agarré a los nenes que estaban gritando y la nena se me desmayaba”, señaló. La madre recordó la fatídica noche quebrada en llanto. Dijo que una vecina llamó a la Policía porque vio a Diodato senado en el remís afuera de su casa pero no fueron porque “estaban ocupados con la Doma de Racing”. También declararon la nuera y otro hijo de Tamara.



--------------

Momentos altamente emotivos se vivieron en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Azul, durante la declaración de los padres de Tamara Bravo, en la tercera jornada del juicio por la muerte de su hija.

El primero en declarar fue Néstor Bravo, quien recordó que en la noche del 10 de diciembre de 2012 su hija cenó en su casa. Al rato de irse sonó el teléfono y su mujer escuchó una pelea y los nenes gritando. “Sabía de los problemas que había pero nunca pensé que iba a terminar así”, dijo el hombre.

Cuando llegó a la casa del barrio Ceco encontró a su hija tirada en el piso “y se escuchaba como un ronquido”, señaló, “agarré a los nenes que estaban gritando y la nena se me desmayaba, decía fue Carlitos, fue Carlitos”, detalló Bravo, quien contó además que había trabajado con el papá del imputado Carlos Víctor Diodato. “Sabía que era una persona violenta pero nunca pensé que iba a llegar a semejante extremo”, expresó.



El papá de Tamara Bravo también hizo referencia a un caso de abuso que también resaltaron los hermanos de Tamara el miércoles. “La violó adelante de los nenes, eso a mi me lo ocultaron. Lo sabía mi mujer y mi hija”, contó sobre la razón por la cual el imputado tenía una restricción.

“Tamara tenía temor y miedo. Había ido a pasar el domingo con nosotros”, indicó, y destacó que el nene se quedaba un solo día por semana con el padre.

Posteriormente declaró la mamá de Tamara Bravo, Gladis Tabarrosi, ante los jueces Martín Céspedes, Joaquín Duba y Gustavo Borghi, el fiscal Martín Pizzolo y el abogado defensor oficial Martín Marselli.

“Ese día Tamara estuvo desde las 11 de la mañana hasta las 23:30, mi marido la quiso acompañar pero no quiso”, contó la mujer. En el momento del asesinato recibió una llamada donde se escuchó los gritos desesperados de su nieta y la voz de Diodato que decía “tranquilos que los van a venir a buscar”, declaró la mujer quebrada en llanto.

La emoción en el relato sobre lo ocurrido la noche en que su hija murió asesinada por Carlos Víctor Diodato hizo emocionar a los jueces y a toda la familia, que lloraba en el recinto.

Contó que la voz de Diodato era la de una persona tranquila cuando se lo escuchó por teléfono y que su nieta estaba preocupada porque “íbamos a venir acá y el nos podría hacer algo”. También señaló que el nene, quien tenía dos años cuando ocurrió el hecho ante sus ojos, “ahora le dice a todo el mundo que el papá mató a la mamá y está preso por eso”, aseguró Tabarrosi.



Al igual que sus hijos que declararon en la segunda jornada, la mamá de Tamara recordó que Tamara le dijo que “se iba a tener que ir de Olavarría porque este señor la iba a matar, me lo dijo llorando”. Coincidió con su familia en que el asesino era una persona violenta y que se tenía que operar por un fibroma y reveló que el imputado le cortó la obra social.

Finalmente, relató que una vecina lo vio a Diodato algunas horas en el remís cerca de su casa, lo que dejaría ver que el asesino espió a su víctima ese día, y que cuando esta vecina llamó a la Policía, no fueron porque estaba “ocupada en la Doma de Racing”. La mujer no quiso declarar.

Luego dio su testimonio Milagros Sosa, la nuera de Tamara Bravo. Relató que buscó a los nenes que estaban en lo de los vecinos y que el menor dijo que un hombre malo había matado a la mamá y que estaba loco porque le había dicho ‘hijo’. En tanto, la nena le decía que Diodato había matado a la mamá y que cuando la tenía del cuello le dijo ‘esto te pasa por no dejarme ver al nene’.



Finalmente declaró Juan Cruz Napoli, el otro hijo de Tamara Bravo. “Me llama mi abuela y me dice que Diodato estaba en el barrio CECO. Nunca me imagine que me iba a encontrar lo que me encontré”, señaló el joven, en otro testimonio que estremeció al Tribunal.

“Mi mama estaba mal. Llegue y estaban mis hermanos abrazados llorando adentro de la camioneta de mi abueloy mi mamá tirada en el piso”, recordó.

Dijo que Tamara tenía miedo cuando iba a buscar a la nena a la escuela 51 y estaba él (por Diodato) y criticó al sistema de protección a las víctimas de violencia de género. “Nunca nadie hizo nada, la restricción era un papel que no servia para nada. Mi mama decía que más no podía hacer”, señaló Napoli.



Ahora este martes y miércoles el Tribunal escuchará las declaraciones de los testigos que propone la defensa de Diodato a cargo del abogado Martín Marselli. El jueves próximo declararía Diodato y se leerían los alegatos y se espera para los primeros días de octubre la lectura del fallo.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario