Dejar tiempo libre en vacaciones, ocio productivo

No deberían generar tensión en la familia, los 15 días de receso escolar. Es por eso que acá te damos las pautas a considerar a la hora de pensarlo en familia.

Cuando los chicos y chicas comienzan las vacaciones, se crea un tiempo de caos para los padres porque "no saben que hacer con ellos". Sin embargo, para que todos se relajen y realmente sean vacaciones y no generen estrés, es importante tener un tiempo libre de calidad.

Pese a todos los pronósticos, vacaciones no es sinónimo de jugar todo el día, también es importante descansar, que exista un equilibrio entre dormir y comer bien, tener actividades al aire libre, compartir con los amigos, jugar y también realizar actividades relacionadas con el colegio, como leer y escribir, con la finalidad de regresar a clases sin haber perdido el ritmo que ya han logrado en la primera mitad del año.

Entre las recomendaciones para disfrutar de estas vacaciones, el chico no debería desconectarse totalmente de toda su rutina, algunas cuestiones domésticas deberían permanecer, como para que, luego, el retorno no sea tan costoso.

Un receso es un momento que podemos utilizar para algo constructivo o algo pendiente, que justamente debería ser pensado en familia para evitar los sobresaltos.

Es importante recordar que se debe pensar el tiempo libre como un proceso creativo, no como un elemento de consumo. Además resaltar que es una excelente forma de que el chico tenga una guía de qué puede hacer y qué no, esto debe hacerse durante todo el año, es difícil querer implementarlo sólo en vacaciones".

Pautas a considerar a la hora de pensar un receso familiar:


  • Programar el tiempo libre para jugar: los padres deben enseñar a los niños a organizar su tiempo libre. No se trata de planear milimétricamente el tiempo de ocio sino en ofrecer alternativas diferentes que sean apropiadas para que el niño pueda elegir. Se trata de que el niño a medida que vaya siendo mayor, vaya aprendiendo y estructurando con autonomía él mismo su tiempo libre.
  • Proponer alternativas: además de ocupar todo el tiempo con juguetes, los padres deben ofrecer a sus hijos alternativas de ocio, como ir en bici a pasear, leer un libro, etc. Se trata de enseñarles a ocupar el tiempo de diversas formas. El ejemplo de los padres es clave.
  • Jugar con ellos: a ellos les gusta jugar con sus padres, aunque no sean sus compañeros de juego habituales del colegio, es muy importante jugar con ellos entre los 3 y los 12 años principalmente. Esto ayuda mucho a crear el sentimiento de familia y a estrechar relaciones.
  • Estar atentos y canalizar sus expectativas: evitar las falsas promesas que generen insatisfacción y usar la creatividad para generar actividades integradoras.

Fuente:

Deja tu comentario