Deciden hacer público su caso luego que la Justicia les prohíba acercarse a su propiedad

El domingo, un matrimonio denunció un principio de incendio intencional en su domicilio mientras dormía con sus hijos. Un día después, quisieron ratificar en la Justicia una restricción de acercamiento por parte de la persona sospechada por el hecho, a quien ya habían denunciado por usurpación de una propiedad y agresión física, y se encontraron con una prohibición de ellos para acercarse al acusado. “Tenemos miedo y sentimos que no nos dan bolilla”, sostuvieron.

------------

Una familia que días atrás denunció un principio de incendio intencional en su casa decidió dar a conocer su caso en Infoeme, luego de que la Justicia les prohibiera acercarse a un hombre que les usurpó una propiedad y los agredió, sospechado además por el hecho.

Según contó Renaldo Castañares, el conflicto comenzó en el 2013, cuando alquiló una propiedad suya ubicada en Rivadavia al 5000 a un pariente político. Esta persona se mudó a Pueblo Nuevo, pero restringió al propietario por medio de candados y cambio de cerraduras el ingreso a la vivienda, por lo que presentaron la denuncia correspondiente.



“La titular dominial reconoció que esa casa es nuestra y la queremos de vuelta”, contó Castañares. Pero el conflicto no terminó allí, ya que en abril el músico y su mujer, de apellido Menón, denunciaron un ataque por parte del presunto usurpador en el Parque Helios Eseverri. “El 14 de abril estábamos en el parque buscando cada uno por su lado lugares para festejar el cumpleaños de nuestro hijo. En ese momento apareció una camioneta azul con una franja blanca ocupada por un hombre de apellido Frecero y otra apersona que se bajaron con un fierro y le comienzan a pegar a mi marido mientras yo me acercaba. Me pegaron a mi también y hasta intervino una pareja para que no nos pasen por arriba con la camioneta”, contó la mujer que decidió no dar a conocer su nombre completo.

La agresión, según dijeron los denunciantes, quedó registrada en las cámaras de seguridad y son investigadas por la Justicia.

Tras el episodio, la familia pidió la restricción de acercamiento del agresor y luego del intento de incendio del domingo por la madrugada, mientras dormían con sus dos hijos en su domicilio de Cerrito al 4100, decidieron ratificarla. “Recurrimos a la Fiscalía de Azul y a la local. Allí la fiscal otorgó nuevamente la restricción de acercamiento pero además solicitó que no nos acerquemos al domicilio de Frecero en Pueblo Nuevo y a nuestra propiedad en Rivadavia al 5000 porque allí hay un perro que cuida la casa y que este hombre le da de comer”, contó la mujer, y explicó que el acusado es la pareja de su hermana.



Finalmente, los denunciantes explicaron que decidieron hacer público su caso porque “tenemos miedo y sentimos que no nos dan bolilla”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario