Cuidar a cada deportista olímpico costará más de 80 mil dólares

La cifra fue confirmada por el Comité Organizador de Río 2016. Entre la Policía Federal, el Ejército Nacional y la seguridad privada, la suma alcanza los 85 mil efectivos, cuyo costo será de 850 millones de dólares.

La serie de atentados que se produjeron en los últimos meses en los distintos puntos geográficos del mundo han puesto en estado de alerta a las autoridades brasileras en general, y a las de Río de Janeiro, en particular. El temor se ha instalado desde hace tiempo y los integrantes del Comité Organizador han dispuesto duplicar el números de uniformados, respecto de los Juegos de Londres 2012.

Sólo Seúl 1998 y Beijing 2008, con 100 y 110 mil efectivos de seguridad respectivamente, superaron a Río. Según las cifras oficiales, el número de atletas inscriptos para esta edición es de 10500 deportistas. Por lo tanto, proteger a cada uno de ellos le costará al estado brasilero 80.400 dólares. Una porción del dinero saldrá de las arcas de la ciudad sede y el resto del Gobierno Nacional.

El contexto en el que se desarrollarán los Juegos Olímpicos no es el ideal, ni mucho menos. A los históricos problemas de inseguridad en Río se le han sumado la incertidumbre que despierta en el mundo la presencia del Zika (Virus que se transmite a través de la picadura del mosquito), las pésimas condiciones en las que se encuentran las instalaciones y algunos centros deportivos, y la escasa salubridad de las aguas que costean a la Bahía de Guanabara, lugar en el que se disputarán las competiciones acuáticas.

Las extremas medidas de seguridad se extenderán hacia el resto de las sedes olímpicas (Brasilia, San Pablo, Manaos, Belo Horizonte y Salvador) que tendrán una importante presencia de turistas debido a que en estas ciudades se jugarán algunos partidos de fútbol del torneo.

El viernes comenzará un nuevo mega evento en Brasil. La crisis económica e institucional que atraviesa el gigante sudamericano quedará a un lado por los próximos 17 días. Las cartas ya están sobre la mesa. La atención del mundo deportivo estará centrada en un solo lugar. En Río rezan para no decepcionar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario