Cuando volver de la rutina es agotador! Tips para no caer en el estrés postvacacional

Volver a la rutina cansa tanto como no haberse tomado vacaciones. Cómo detectar el estrés postvacacional y resurgir ante "la cotidianeidad" con la misma fuerza que empuja desde aquel momento de disfrute y placer. Consejos para encarar la rutina y no morir en el intento.

"Parece que nunca me fui de vacaciones". La frase suele multiplicarse en las charlas de amigos y familia entre quienes regresaron de su merecido descanso y volvieron a la rutina.


Es que volver de las vacaciones, hayan sido cortas o largas, implica siempre un ajuste que muchas veces puede provocar estrés y dar esa sensación de que en pocas horas se perdió todo el descanso que se había logrado.


El mundo sigue avanzando...no vale la pena estresarse sin sentido.


Ocurre que reencontrarse con la rutina y las obligaciones no es fácil, y el toparse nuevamente con la "dura realidad" lleva a querer resolver de inmediato las demasiadas cosas que ocurrieron durante la ausencia, como así también todo lo que se atrasó.


La licenciada en Psicología María Paula Martínez (MP 7.286), explicó que "en este reacomodamiento puede emerger lo que comúnmente se llama estrés postvacacional, el cual puede generar un impacto muy negativo si es que no se lo controla adecuadamente".


CONSEJOS PRÁCTICOS PARA VOLVER A LA RUTINA Y MANTENER LA FRESCURA, según la especialista.


- Retomar la vida ordenando mejor los tiempos y horas de sueño. "En primer lugar, lo aconsejable es retornar unos días antes para lograr volver de a poco a las obligaciones. Por otro lado, en muchas ocasiones volvemos de las vacaciones con un sinfín de experiencias, y queriendo compartirlas con seres queridos y amigos. Pero si empezamos a cambiar las rutinas del sueño y sumamos compromisos sociales los siete días de la semana, se romperá nuevamente con las horas de descanso que tanto necesita el cuerpo, generando un retroceso en los logros obtenidos".


Organizar las finanzas postvacacionales. "Si la persona no se organizó financieramente antes de sus vacaciones, puede que al regresar a la realidad de todos los días se encuentre con algún desajuste en sus cuentas que lleve a querer subsanar algún tipo de déficit incrementando horas de trabajo. Pero además de esto, posiblemente la mente lleve a querer mantener este ritmo de consumo 'diferente' que se tuvo en las vacaciones. Ambas situaciones, si no son previstas y bien pensadas, pueden generar un estrés innecesario y anular todo lo positivo logrado en términos de descanso".



Planear, priorizar y ser realista es el consejo


Lograr cambios dando un paso a la vez. "Seguramente mientras la persona se relajaba en la reposera, ya sea en la playa, al lado de la pileta o debajo de algún árbol, se propuso cambiar muchas cosas al regreso, para vivir mejor y disfrutar más de los logros. Sin embargo, todas las metas no deben ser alcanzadas de golpe, sino que se debe ir gradualmente. Por ello planear, priorizar y ser realista es el consejo. Si la meta es bajar de peso, no se puede pretender reducir 20 kilos en 20 días. Esto no hará más que generar estrés innecesario".


Retomar la buena nutrición. "Es muy importante volver a nutrir el cuerpo con antioxidantes, vitaminas y minerales, tras las comidas no siempre sanas de las vacaciones, para que se pueda volver al ritmo de trabajo de la mejor manera. Una buena nutrición puede dar esa energía extra para el regreso a la rutina, y permitir lograr mejores resultados sin caer en un clima negativo que genere estrés".


Volver de las vacaciones, hayan sido cortas o largas, implica siempre un ajuste de rutina que muchas veces puede provocar estrés

Incorporar actividad física y tomar mucha agua. "Recordar: toda buena nutrición debe acompañarse de actividad física que favorezca la salud y evite el sedentarismo. Es necesario ponerse en movimiento para bajar el estrés. Y se debe incorporar el hábito de tomar agua porque muchas veces se siente cansancio y hambre, pero en realidad éstos pueden ser síntomas de deshidratación, que generan desgano, quitan energía y disparan los niveles de estrés".


Priorizar las responsabilidades distinguiendo lo urgente de lo importante. "Si el regreso a la oficina nos sorprende con una alta torre de pendientes, no se debe pretender atender todos a la vez sino en el orden en que 'aparecen'. Dedicar media hora en priorizarlos y organizarse. Al hacerlo, podrá advertirse que muchas de ellas ya fueron encaminadas por los compañeros de trabajo. El mundo sigue avanzando...no vale la pena estresarse sin sentido".


sindrome_postvacacional_0.jpg


Recordar todo lo vivido y disfrutar. "Recordar las experiencias en familia mediante fotos y videos ayudan a concentrarse en todo lo bueno que se tiene, y no en todo lo que falta. Dicen los sabios que un viaje se disfruta antes, durante y después. El después no acaba nunca, porque podrá recordarse una y otra vez el disfrute de esos días".


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario