Crimen de Tamara: prisión perpetua para Carlos Diodato

La condena se conoció este lunes aunque no hubo lectura de sentencia porque las partes no concurrieron a los Tribunales. El remisero fue encontrado responsable del “Homicidio calificado por su comisión con alevosía” de su expareja, Tamara Bravo ocurrido en diciembre de 2012.

------------

El Tribual Criminal 1 de Azul condenó este lunes al remisero Carlos Diodato a la pena de prisión perpetua como autor responsable del asesinato de su expareja, Tamara Bravo ocurrido en diciembre de 2012 en el Barrio Ceco, cuando la víctima regresaba a su casa y en presencia de sus dos hijos.

El fallo se conoció este lunes aunque no hubo lectura de sentencia porque las partes no concurrieron a los Tribunales.

Los jueces Martín Céspedes, Gustavo Borghi y Joaquín Duba encontraron a Diotato responsable de “Homicidio calificado por su comisión con alevosía”. La víctima fue atacada con una navaja con mango de madera y de importantes dimensiones que le provocó una herida letal.

La condena coincidió con el pedido realizado por el fiscal encargado de la acusación, quien había solicitado la pena de prisión perpetua durante los alegatos.

El pedido de la defensa realizado por Martín Marselli, de quitar el agravante de “Homicidio calificado por su comisión con alevosía” y que el caso quede caratulado como “homicidio simple” que estipula una pena de ocho años de prisión no prosperó.

Según expresa el fallo, quedó “legalmente acreditado que en los primeros minutos del día 10 de diciembre de 2012, en la entrada al domicilio sito en Barrio Ceco I casa N° 261 de Olavarría, un sujeto de sexo masculino, quien previamente se había ocultado en las proximidades del domicilio de Tamara Edith Bravo y que resultaba ser ex pareja de la misma, aprovechándose de la oscuridad de la noche y valiéndose de la sorpresa, atacó repentinamente a la víctima por detrás, en circunstancias en que esta había regresado en automóvil en compañía de dos hijos menores y se disponía a ingresar a su vivienda y con la clara intención de darle muerte, se le tiró encima por la espalda, la arrojó al piso, a la vez que le refirió ‘esto te pasa por no darme al nene’, para inmediatamente con un arma blanca, tipo navaja con mango de madera, efectuarle una herida cortante en cara anterior y lateral izquierda del cuello, ocasionándole sección de tráquea y de vasos sanguíneos, produciendo compromiso de vías aéreas y shock hipovolémico grave, circunstancia que determinó el óbito de la misma”.

La sentencia se basa tanto en los resultados de la autopsia, las pericias a las prendas de la víctima y el acusado, el testimonio de la hija de Bravo durante la instrucción incorporada por lectura al debate, las declaraciones de familiares y efectivos policiales y de “la lacónica pero concreta admisión efectuada por el imputado Carlos Víctor Diodato al momento de declarar en el juicio, de haber sido quien dio muerte a Tamara Edith Bravo”.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario