Continúan los trabajos para controlar los roedores en el arroyo Tapalqué

El trabajo de desratización que se comenzó en Mayo, continúa en las barrancas del arroyo Tapalqué y tendrá un plazo aproximado de 6 meses. Los cebadores están dispuestos desde el puente de Av. Del Valle hasta Av. Colón, y desde Av. Del Valle a Av. Avellaneda. Están debidamente identificados.

Continúan los trabajos de desratización en el arroyo Tapalqué, que ya se habían iniciado en el mes de Mayo. Se desarrollan en dos tramos del arroyo: desde Del Valle a Colón, y desde Del Valle hacia Avellaneda. Se especula que los trabajos tendrán un plazo de seis meses.

Desde el Gobierno Municipal y a través de la Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología, dependiente de la Secretaría de Prevención y Atención Sanitaria, se esta trabajando sobre el nivel de barrancas, en ambos márgenes, y se divide en dos tramos, desde el puente de Av. Del Valle al puente Av. Colón, y desde el puente de Av. Del Valle al puente de Av. Avellaneda.

MÉTODO

Federico Larroudé -Director de Inspección Sanitaria y Bromatología- explicó que la metodología utilizada es a través de cebaderos comerciales o de construcción casera. "Están realizados de caño estructural de 4 pulgadas de 150 mm ancho x 60mm alto x 50 cm de largo o caño PVC reforzado de 2.5 a 4 pulgadas (máximo). Tienen un soporte interno para contener el cebo y colocado el mismo equidistante de los extremos para que no pueda acceder otro animal que no sea el roedor. Asimismo están fijados al terreno mediante jabalina o tirafondo, para evitar el posible traslado de los cebos hacia otros sitios por parte de personas o animales", indicó.

"Se trata de preparados comerciales en base a anticoagulantes orales de Tercera Generación, con toxicidad diferencial (alta en roedores y baja en otros mamíferos y hombre", dijo Larroudé.

Los cebaderos son de color oscuro para disminuir su visibilidad y están identificados con etiquetas resistentes a la intemperie, que contiene los siguientes datos: peligro, veneno o toxico, en letras rojas, producto utilizado, y empresa responsable, con nombre del titular.

Es importante resaltar que los productos que se utilizan para llevar adelante este trabajo de desratización, tienen una toxicidad diferencial. Larroudé indicó que "se trata de preparados comerciales en base a anticoagulantes orales de Tercera Generación, con toxicidad diferencial (alta en roedores y baja en otros mamíferos y hombre), aprobados por la Secretaría de Salud Pública de la Nación".

Además, los cebaderos están distribuidos en las barrancas del arroyo, a una distancia no mayor a 10 metros entre sí, en ambos márgenes. Varía la cantidad de acuerdo a la actividad de los roedores. La frecuencia del monitoreo es semanal. El trabajo se extiende por un período de 6 meses.

Fuente:

Deja tu comentario