Consejos para sacar partido al dormitorio

Bárbara Regueral tiene algunas propuestas decorativas, y cómodas para el cuarto de dormir con muebles de obra, originales cabeceros, baño integrado. Diez dormitorios llenos de soluciones. ¡Toma nota!


-----------

Cabecero con mesita de luz integrada
Para decorar este dormitorio, se eligió el vainilla, color que potencia la luz natural y da serenidad, y el fresa en almohadones y complementos que le dan un toque alegre. Un conjunto de cabecero con mesitas de luz integradas, laqueadas en vainilla, a tono con las paredes, ahorra espacio y da armonía. Al igual que el banco de bambú, a modo de piecero. Junto a la ventana una cómoda con cajones y estantes completa el mobiliario.



Murete para separar el vestidor del dormitorio
En este dormitorio reformado, se ha independizado la zona de descanso de la zona de vestidor con un murete de obra, pintado de blanco, el mismo color del cabecero entelado y de los frentes de los armarios.
-Dos prácticos huecos en los extremos del murete cumplen la función de mesitas de luz y sirven de apoyo a las lámparas permitiendo ahorrar espacio. En el murete se pusieron apliques.
-Para aislar y dejar pasar la luz que llega del exterior, se colocó una pared redondeada de ladrillos de vidrio.



Zona del cabecero decorada con franjas de plata
Para ganar espacio en este cuarto, se optó por decorar la pared de
la cama, una idea original que sustituye al cabecero y da personalidad.
-Con franjas de vinilo. En la zona del cabecero se pegaron unas franjas de vinilos adhesivos en un color plateado a lo ancho de toda la pared. Estas rayas dan dinamismo y armonizan con el color gris de las paredes, sumado a las texturas metalizadas de algunos almohadones y el brillo de la seda azul claro de las cortinas.
-Tonos lisos para aligerar. Para la ropa de cama, cortinas y almohadones se eligieron telas lisas, que dan protagonismo a la pared. Cálidos naranjas y terracotas atenúan la frialdad de los platas.



Cuarto pequeño
En este pequeño cuarto, con una ventana en la pared del cabecero, no había espacio para mesas de luz ni estanterías, la solución fue crear un mueble integrado de durlock.
-Con repisa. El mueble, además de camuflar un pilar, hace las veces de mesita de luz.
-Papel y pintura. El frente se forró de papel japonés, y se pintó de color chocolate, en el interior y el lateral de los huecos.



Color en el cabecero de cuero
En este dormitorio, decorado en blancos y crudos, se ha apostado por introducir color en las tapicerías y telas.
-De llamativo color teja y en piel, el cabecero es el gran protagonista de la habitación. Se combinan a la perfección los almohadones naranjas y el marco de la ventana pintado de azul.
-Potenciar la luz. Los tonos blancos y crudos de la pintura de las paredes, el acolchado y la tapicería de la banqueta a pie de cama, resaltan y amplían visualmente el espacio.



Con zona de trabajo incluida
En este dormitorio se aprovechó la zona de vestidor para instalar un escritorio.
-Blanco para dar ligereza. A tono con el mobiliario del cuarto, el escritorio se sitúa al centro de la zona de vestidor, frente a una biblioteca a medida y los armarios. La biblioteca se instaló en el hueco de la pared entre el pilar y los armarios.



Un escritorio en el rincón
Aquí se utilizó una esquina para crear una práctica zona de trabajo
-Un rinconero de madera oscura aprovecha el rincón, tiene un escritorio incorporado y estantes para guardado.
-Abierto o cerrado. El mueble lleva puertas para cerrarlo cuando no se usa. En la pared del cabecero se puso un zócalo de papel que imita la rafia.



Con tonos suaves
Este cuarto se ha decorado en suaves beiges y cremas, que crean un ambiente sereno y luminoso.
-Para aumentar la sensación de altura y espacio. Se eligió un papel de rayas verticales, para enmarcar la zona del cabecero. Con la idea de destacar el estampado a rayas, el resto de las paredes se pintaron en un tono crema liso.
-Cabecero tapizado en cuero marfil en capitoné. La mesa de luz y luminarias blancas. En este caso la nota de color la dan los almohadones de seda en tonos pastel.



Con cabina de ducha integrada
En este dormitorio, situado en una buhardilla, se ha incorporado una cabina de ducha en el mismo espacio de la zona de descanso, con el fin de aprovechar mejor los metros.
-Muretes bajos y mamparas de vidrio aislan sin agobiar.Y permiten que el interior de la ducha, equipada con columna de hidromasaje, reciba la luz natural de las ventanas. Estas se han abierto en el techo abuhardillado, justo sobre la zona de descanso. Para este ambiente se ha escogido un piso laminado efecto madera oscura, muy cálido, en cambio, en la zona del baño, el pavimento es cerámico al igual que el revestimiento de los muretes.
-Un decorativo cuadro sobre el cabecero da carácter al dormitorio, que se ha equipado con cama, cabecero y mesas de luz.



Con el baño integrado
En esta habitación abuhardillada abundan las buenas soluciones:
-Un mueble multifunción en “L” hecho en obra hace de mesa de luz junto a la cama, y de mesada para el baño, en la que se encastra el lavatorio. Lleva puertas de madera y laterales revestidos en gres. Sobre la cama, se abrieron ventanas en el techo.
-Una mampara de vidrio esmerilado, no acorta el espacio, da paso a la luz y aisla el baño, revestido en el mismo gres.
-El blanco da amplitud, de ahí que se haya elegido para las paredes, acolchado y mesada.




Contacto: (02284) 15549582, (02281) 15502222. Mail: barbieregueral@gmail.com
Facebook. www.facebook.com/BarbieRegueralDesign.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario