Confirman la sentencia contra los dueños de una panadería

Se trata de la resonante causa “Los Trigales”. La Justicia Correccional confirmó la sentencia dictada por el Juzgado Municipal de Faltas contra los propietarios del tradicional comercio que el año pasado fue clausurado tras una inspección sanitaria. Las partes ya fueron notificadas formalmente.

-------------------

El Juzgado Correccional de Olavarría, a cargo de la Dra. Cecilia Desiata, confirmó la resolución de la causa dictada el año pasado por el Juzgado Municipal de Faltas contra Ottino Mario y Daniel S.de H., propietarios de la panadería “Los Trigales”.

Según se informó a través de la gacetilla municipal, “dicha resolución fue confirmada el pasado 24 de febrero, habiendo ingresado al Juzgado de Faltas Municipal el 28 del mismo mes, y este viernes 7 de marzo, se notificó formalmente a la parte interesada”.

La causa “Los Trigales”, una de las más resonantes del año anterior, se inició el jueves 9 de mayo de 2013 “por presuntas infracciones a la Ordenanza N° 3027/06, cuando personal de la Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología procedió a la clausura la panadería, propiedad de la firma Ottino Mario y Daniel S.de H., con domicilio en calle Independencia Nº 3245”.

Oportunamente, el director de Inspección Sanitaria y Bromatología, Federico Larroudé, explicó que “tras recibirse la denuncia (efectuada por la Directora de la EPB 79 de Loma Negra) de la presencia de un cuerpo extraño no correspondiente con un pan se inició la inspección y en mérito al estado del comercio se procedió a la clausura.”

De manera inmediata, y tras la clausura, la dependencia elevó al Juzgado de Faltas Municipal las actuaciones, adjuntando a las mismas denuncias realizadas en el Consejo Escolar de Olavarría y remitidas a la Dirección de Inspección y Bromatología.

Posteriormente se recibió un descargo a uno de los responsables del comercio y además titular del Centro Industrial Panaderil de Olavarría (Cipo), Daniel Ottino, “quien de manera espontánea se presentó en el Juzgado con el sólo efecto de poner de manifiesto que ha realizado las tareas de limpieza recomendadas por la Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología”.

En consecuencia se ordenó un pase del expediente para que dicha dependencia municipal re-inspeccionara las instalaciones comerciales y emita el dictamen correspondiente, para remitirlo luego para el Juzgado, a fin de que éste dicte la sentencia correspondiente. Se agregó a las actuaciones la denuncia, al tiempo que se anexaron al expediente los registros fotográficos de los panes que motivaron el inicio de la inspección.

El Juzgado de Faltas Municipal dispuso en su sentencia el pago de una multa de 21.015 pesos a cargo de la firma Ottino Mario y Daniel S. de H.

Tras ser notificada de la sentencia, el 15 de mayo de 2013 la multa fue abonada al contado por la parte interesada, y tal como estaba dispuesto en la sentencia del Juzgado Municipal de Faltas, de forma inmediata se otorgó el permiso para que pueda reabrir las puertas de su panadería.

Finalmente se destaca que el expediente había sido elevado al Juzgado Correccional que resulta la Alzada del Juzgado de Faltas, ya que la firma infraccionada había interpuesto oportunamente recurso de apelación contra la sentencia que disponía la multa.





Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario