Con Tucker como figura, Santamarina quedó a un paso del ascenso

Derrotó este miércoles 2 a 0 a Ferro en la vuelta de la semifinal y ahora chocará con Patronato para definir el segundo boleto a Primera.

Santamarina le ganó este miércoles a Ferro Carril Oeste 2-0 y se metió en las finales por el segundo ascenso a Primera División. El estadio del barrio porteño de Caballito fue escenario de una gesta del equipo dirigido por Gustavo Coleoni, que desniveló la serie con goles convertidos por Fernando Telechea y Michael Hoyos, el primero de ellos mediante tiro penal.

El "aurinegro" se fue adaptando a lo que pedía el partido. Priorizó el orden de mitad de cancha hacia atrás y dejó que los locales se adueñaran de la iniciativa. Lejos de lo ocurrido seis días antes en Tandil, el trámite fue lento y sin demasiadas variantes.

Ferro dependió del manejo de Alderete y no alcanzó a desnivelar sobre los costados. Y Santamarina fue sintiéndose cada vez más cómodo con el desarrollo.

Si bien se jugó más cerca de Requena que de Limousin, el trabajo para ambos fue similar. El visitante estuvo acertado en un centro bajo de Gómez y el de Caballito manoteó por encima del travesaño un disparo lejano de Azcárate.

Hasta que, llegando a la media hora, se abrió el partido. Curuchet tomó contacto con la pelota en un vértice del área y Alderete lo golpeó con el pie arriba. Penal que Telechea transformó en gol con remate cercano al ángulo superior izquierdo. Fue una de las últimas acciones del balcarceño, que poco después tuvo que dejar la cancha por un golpe. Antes de eso, Penel dejó pasar un agarrón a Azcárate en el área de los dueños de casa.

Santa se dedicó a contener los embates de un rival herido. Requena volvió a lucirse en un centro de Mazur, paralelo a la línea de fondo, que llevaba peligro. Y en la más clara falló Mozzo desde el punto del penal, después de que Gómez apareciera demasiado solo y de que Vernetti volcara la pelota al medio.

Pero cuando pasó el sofocón, el "aurinegro" volvió a mostrar sus armas. Lo tuvo Tucker en un tiro libre de "Pitu" González desde la derecha, pero su cabezazo se perdió cerca del poste izquierdo. Además, Frontini evitó que la conexión Curuchet-Michel terminara en definición del ex Grupo Universitario.

Cerca del descanso, Santamarina quedó mal parado, Gómez le ganó la posición a Capella y el zaguero lo derribó en el área. Salmerón, de cara al grueso de la hinchada local, falló desde los once metros con remate alto.

La segunda parte transcurrió entre el nerviosismo de Ferro, el orden de Santamarina (por momentos muy replegado) y los desaciertos de Penel. No la pasó mal el "aurinegro", pero era mucho más cuando Arnaldo González encaraba desde la izquierda y cuando Michel lograba sostener la pelota.

Sin demasiados recursos, el equipo capitalino empujó con las variantes desde el banco y el aliento de su gente. Creció Tucker en sus despejes, se lució Scoppa en la distribución y el resto aportó esfuerzo para que los ataques locales se desvanecieran en tres cuartos de cancha.

La postura defensiva se acentuó con el ingreso de Coronel por Curuchet, quien pareció sentir el desgaste; y poco después las variantes quedaron agotadas con Hoyos por "Pitu". Se definía si el estadounidense soltaba la pelota para la corrida de Michel, pero en cambio terminó siendo al revés. El "Cabezón" hizo todo bien para que el ex Estudiantes de La Plata fusilara a Limousin. Entonces sí, todo el festejo fue para un Santamarina con apetencias de Primera.

La figura

Roberto Tucker

Una columna en el fondo de Santamarina, haciendo valer su temperamento y su juego físico. Prevaleció por arriba en ambas áreas y estuvo firme en la marca.

Fuente: El Eco

Notas Relacionadas

Deja tu comentario