Con emoción, los hermanos Rinaldi echaron raíces en el Museo

Ítalo Darío, Leonardo y Ana Lea expusieron por más de un mes su producción artística en el Museo Dámaso Arce. Este domingo finalizó "Echar raíces" y los hermanos Rinaldi se emocionaron al mostrar sus obras por primera vez en nuestra ciudad, después de 30 años de trayectoria. Resaltaron la importancia de interactuar con el público.

Finalmente este domingo, después de poco más de un mes, finalizó la muestra en el Museo Dámaso Arce realizada por los hermanos Rinaldi y sostenida espiritualmente en sus padres. "Echar raíces" fue el nombre que eligieron para aunar sus desarrollos artísticos, con una trayectoria de más de 30 años. La inspiración de Ítalo en sus caballos, los tapices de Ana Lea y la polifacética manera de expresarse de Leonardo entre poemas, cincelados y pinturas.

Mientras despedían a los últimos visitantes, Ítalo -visiblemente emocionado- contó que "para nosotros es muy gratificante, primero estar compartiendo aquí en nuestra ciudad con nuestra gente y tener la posibilidad que nuestras obras puedan ser observadas y apreciadas en todo lo que es nuestra actividad (...) es decir, hay una serie de posibilidades que tienen los visitantes para poder interactuar con las obras, que eso es lo que uno pretende con la elaboración de cada obra".

DSC_0102.JPG
Los hermanos Rinaldi en el salón que rindió homenaje a su madre, una piedra fundamental en su desarrollo artístico. <br>
Los hermanos Rinaldi en el salón que rindió homenaje a su madre, una piedra fundamental en su desarrollo artístico.

Leonardo, el más pequeño de la familia, "el polifacético" dijo Ana Lea resaltó la relación con el público como la piedra fundamental para acercar a la gente al MUSEO, a ese lugar que a veces sólo para hacer referencia a hechos históricos. "Nosotros en general planteamos las exposiciones, justamente para interactuar con el público, llevando la obra en acción. En general yo cincelo, pero estuve pintando. Y realmente la interacción con el público ha sido excepcional. Desde tener a quienes han venido a ver todas las veces la obra (...) ejerciendo de cierta manera 'presión positiva' si queres, una retroalimentación que te lleva a dar lo mejor de vos y en realidad a recordar que estas trabajando con la fibra más íntima del ser" sintetizó y agregó "es importante mostrar la obra y el instante creativo, que es donde se pueden mostrar las técnicas".

"A cada lugar al que vamos, llevamos a Olavarría, exponer acá es es muy importante porque era como una asignatura pendiente".

LA mujer, LA creadora de tapices, LA nena de los tres hermanos expresó el orgullo y la importancia de poder exponer en su ciudad de origen. Ana Lea dijo que "si bien hay una trayectoria artística de 30 años, es la primera vez que estamos exponiendo aquí en el museo", y sobre la relevancia de este hecho, contó que "a cada lugar al que vamos, llevamos a Olavarría, entonces digo que es muy importante porque era como una asignatura pendiente".

Sobre el final indicó que "estamos muy orgullosos de estar aquí, ha sido muy emocionante la interacción con los visitantes y el acompañamiento de la gente del museo (...) el contacto con el público ha sido muy enriquecedor".

Y si todavía te preguntas cuál es la finalidad del arte y por qué deberías animarte a abrir la puerta de un museo, aún con ese prejuicio de encontrarte sólo cuestiones históricas, Ana Lea dice que "la finalidad del arte es la interacción con el otro, porque en algún lugar se produce el encuentro, siempre". Siempre que uno se lo permita.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario