Cómo repercuten los cambios de estaciones en la Salud

Las variaciones en las temperaturas pueden llevar a distintas afecciones. El otoño e invierno son épocas del año que la gente suele contraer ciertas enfermedades. Entre las más comunes se encuentran resfríos, gripes, faringitis entre otras.

El paso del verano a otoño es un cambio de estación al que cuesta acostumbrarse, siempre se espera el momento justo para poner en circuito la ropa de abrigo.




Las enfermedades respiratorias tales como resfríos, gripe, neumonía y faringitis entre otras tantas que afectan comúnmente a los desprevenidos.


También, durante esta época del año hay aumento de enfermedades pulmonares y de bronquios.


Otra de las enfermedades visibles en esta época son las gastrointestinales. A raíz de la lluvia y el viento, tanto los virus, las bacterias como los parásitos se propagan con más rapidez y se alojan en lugares húmedos, lugar perfecto para actuar. También la piel sufre la humedad que genera sequedad excesiva, dermatitis hasta hongos.




Es importante tener en cuenta ciertos cuidados que podrían evitar las afecciones mencionadas anteriormente.


Prevención

- Evitar las corrientes de aires.

- Evita cambios bruscos de temperatura.

- Lavarse las manos frecuentemente (evita infecciones y traslado de bacterias).

- Ser cuidadoso al manipular alimentos (previene enfermedades gastrointestinales).


Una forma de evitar la aparición de estas enfermedades es reforzar las defensas, para ello se recomienda:

- Consumir frutas y verduras.

- Consumir alimentos ricos en vitaminas.

- Consumir alimentos que sean fuente de minerales.








Fuente: diario femenino

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme