¿Cómo hacer que la primera hora del día sea la más eficiente? Cuatro tips para sacar provecho

A la lista del día, sumale la de hacer en orden cuatro tips que pueden cambiar tu mañana, y claro, el resultado final al llegar a la noche. Empezá por lo que más te cuesta y fijate cómo invertir mejor tu tiempo en paralelo con tu nivel de energía. En una hora, preparados, listos YA!.

Clásico que después de un arduo día de trabajo, llegamos exhaustos y hasta "arrastrando" cosas que no hicimos. "Necesito un día de 36 horas", suele ser la frase de cabecera para muchos que no logran hacer "rendir el día". Bueno, acá cuatro recomendaciones básicas para tener un día laboral efectivo, con tan sólo modificar hábitos en los primeros 60 minutos del día. Tic tac, ya!


  • CAMBIÁ LA PERSPECTIVA, DECÍ BUEN DÍA.


Cuestiones básicas como el saludo a veces suelen ser obviadas porque la misma "bola de nieve" diaria, nos come, hasta las relaciones humanas. No vivimos en una isla, no estamo solos -aunque a veces te sientas así- y en algún momento, vas a necesitar un favor. Te ayudará a comenzar el día de buen humor y con otra "vibra". Mejor decí buen día, es gratis.


Si quiere ser más productivo durante el día, aléjese del correo por la mañana. En serio.


  • TRÁGUESE EL SAPO


Pretendemos demostrar eficiencia y quizás a veces desordenamos las prioridades por atender "todo al mismo tiempo". Respirá hondo y hace lo que más te cuesta primero. El escritor norteamericano Mark Twain dijo que si lo primero que uno hace en la mañana es tragarse un sapo vivo puede pasar el resto del día sabiendo que la cosa no puede ponerse peor. Eso no significa que haya que cambiar el tradicional cortado del desayuno por un sapo, sino que debe hacer su tarea más importante primero.



  • DANGER, ALÉJESE DE LOS CORREOS


Los expertos en productividad recomiendan que pasarse la mañana leyendo y respondiendo correos puede descarrilar sus mejores intenciones matutinas, "porque uno se empieza a hacer malasangre desde temprano". Lo ideal es concentrar la mañana en lo que necesita hacer y no en las pequeñas cosas que la gente necesita de usted. Mire su correo para ver si hay alguna alta prioridad que afectará sus metas para el día y luego vuelva a focalizarse en usted.


  • ARME LA "CLÁSICA" LISTA DE COSAS QUE TIENE POR HACER


Organizar la lista de cosas por hacer puede sonar como agregar otra cosa a su lista de cosas por hacer, pero hacerlo es como crear una brújula para que lo guíe a la hora dorada del "cierre".


¿Cómo decidir qué tarea es "más importante" que otra?


Una opción es el consejo de Laura Vanderkam, experta en administración del tiempo y productividad, y hacerse cinco preguntas: ¿significa un paso hacia una gran meta profesional? ¿Su jefe dice que es primera prioridad? ¿Se gana dinero? ¿Reduce su carga mental? ¿Sólo puede hacerse hoy? Una vez que tenga ordenada la lista, divida las tareas grandes en acciones específicas para concretarlas.


Ahora sí, en los próximos minutos agudice su capacidad e invierta su tiempo productivamente. Preparados, listos, buen día.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario