Claves para la gestión de tecnología médica

La temática fue el centro de una capacitación a cargo del bioingeniero Pedro Escobar denominada “Escenarios y desafíos actuales para la gestión en tecnología médicay recorrió aspectos fundamentales de la gestión en tecnología médica y el mantenimiento hospitalario.


----------------------

El miércoles se realizó en Ingeniería una charla sobre los “Escenarios y desafíos actuales para la gestión en tecnología médica”, a cargo del bioingeniero Pedro Escobar, quien abordó los aspectos fundamentales de la gestión en tecnología médica y el mantenimiento hospitalario considerando los nuevos escenarios globalizados y desafíos que se presentan en el sector de equipamiento médico y la infraestructura sanitaria.

Según Escobar, gestionar la tecnología médica se ha vuelto un gran desafío para quienes deben asumir este rol, ya que un gran número de variables deben conocerse y manejarse para hacerlo de la manera más eficiente y sin incurrir en errores que se traduzcan en costos muy elevados y significativos para las instituciones de salud, tanto del sector público como privado.

Estas variables, de naturaleza política, económica y financiera, -considera el bioingeniero-afectan tanto a la industria de equipamiento médico como a los países que los fabrican y consumen por igual.
El contexto actual muestra que “ingresan en nuestros mercados competidores de países remotos y, por nuestra parte, intentamos penetrar en mercados poco conocidos. En el campo de la tecnología, las innovaciones se aceleran y resulta difícil detectar dónde se generan las mejores. Surgen constantemente nuevos productos y servicios, nuevos materiales, nuevo software”, enumeró. “La globalización hace que la información sea más necesaria que nunca”, definió el docente de la FIO.

A su vez, la incertidumbre en el entorno es cada vez mayor ante la realidad económica y los factores políticos cambiantes. La capacidad de reacción y ajuste de estrategias se ven altamente limitadas. Se hace vital, entonces, disponer de mecanismos y herramientas que permitan detectar y analizar de manera oportuna señales de cambio. Para ello , planteó el investigador, deben explotarse las fuentes de información para realizar "tecnovigilancia" de equipos, productos consumibles, fabricantes, importadores, etc., y conocer las novedades al momento en que se producen.


La gestión

La Gestión de Tecnología Médica es un conjunto de acciones realizadas por distintos profesionales de la salud a fin de proveer a una institución de la tecnología apropiada, segura y eficaz a un costo razonable. Es indiscutiblemente multidisciplinaria, abarcando a directivos, médicos, ingenieros, administrativos, especialistas de área, entre otros. Cada uno de ellos tendrá un aporte diferente, y por lo tanto constructivo, en la planificación, el desarrollo y la implantación de soluciones tecnológicas que contribuyan al logro de los objetivos que persigue la institución.

“Los que gestionamos tecnología nos preguntamos constantemente – manifestó Escobar - ¿en qué estado de funcionamiento se encuentra la tecnología de mi hospital?, ¿qué tan segura se encuentra funcionando?, ¿cómo debo manejar los recursos disponibles para obtener la mejor inversión o el aprovecha miento de los recursos para atender a los pacientes?, ¿cómo puedo evitar la subutilización o sobreutilización de los recursos tecnológicos?, ¿cómo puedo justificar el crecimiento en instalaciones y recursos humanos para el departamento de ingeniería biomédica?, ¿cuál es el mejor flujo de operación para un área clínica determinada?”.

Estas preguntas llevan a elaborar una estrategia de trabajo que permita planificar tanto el mantenimiento como la selección, adquisición e instalación de tecnología en la institución. La importancia de hacer bien este trabajo es eliminar los gastos asociados a la mala selección y mantenimiento de equipos, que alcanza cifras cercanas al 60% del valor del equipo adquirido, sólo por especificar mal, usar mal, mantener de la manera incorrecta.

Para el bioingeniero, la gestión de Tecnología Médica implica controlar y supervisar todo el movimiento relacionado con aparatología, infraestructura hospitalaria y distribución de información, y debe necesariamente trabajarse con planificación basada en proyectos reales, que contemplen las influencias del marco regulatorio, las normativas, la influencia del panorama económico y político, y las posibilidades tecnológicas.

Ante esta realidad, para el docente conviene “asegurar el stock crítico, tener exceso de equipos, proteger alta complejidad, desarrollar estrategias de compras, y fortalecer el mantenimiento interno”.

Estas estrategias permiten que la mayoría de los equipos sean reparados en el Hospital, se disminuyan los tiempos muertos de los equipos, se instruya al personal para que use los use correctamente y de esta manera se prolongue la vida útil. Todo esto lleva a un control del parque tecnológico más eficiente, a la optimización de instalaciones, y como consecuencia, a una mayor asignación de fondos, basada en la creación de indicadores para la gestión de tecnología médica.

Fuente: Prensa FIO



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario