Caso Carlotto: un rompecabezas difícil de armar para la Justicia

Algunos nombres en la mira de los investigadores salieron a escena pública tras la recuperación de Ignacio Guido. Pero son aún piezas inconexas que deben unirse a otras para reconstruir la cadena de responsables que posibilitó su apropiación ilegal. Los documentos divulgados y los “perdidos” y su importancia para el caso Carlotto. Aguilar y Sacher dos de los actores en los que se enfoca la investigación. ¿La causa seguirá en manos de Servini de Cubría o se encamina hacia La Plata?

------------------------


La Justicia deberá rearmar un complejo rompecabezas para determinar la cadena de responsabilidades civiles y militares en torno a la apropiación ilegal de Ignacio Guido, el olavarriense hijo de Laura Carlotto y de Walmir Oscar Montoya.

¿Cómo llegó el hijo de Laura Carlotto a manos del matrimonio que lo crió en un campo de Olavarría? es la pregunta inicial de un largo y sinuoso camino que deberán transitar los investigadores.

Como ya se ha difundido públicamente, el último eslabón de esa cadena de responsabilidades conduce al productor Carlos Francisco “Pancho” Aguilar, a quien se señala como el presunto entregador de Ignacio Guido a sus peones de campo, el matrimonio Hurban.

Pero la mayor complejidad de esta trama, reside en determinar todo el círculo de relaciones y complicidades recíprocas explicó a Infoeme una fuente cercana a Abuelas de Plaza de Mayo.

Las primeras líneas de análisis trazadas tras la recuperación del nieto de Estela de Carlotto permitieron reconocer algunas piezas, que aún permanecen algo inconexas entre sí.

La partida de nacimiento de Ignacio Hurban, documento clave que estaba siendo analizado por la Justicia se hizo pública “por la imprudencia de algunos medios” – confiesa la fuente consultada por este diario- y ratificó las sospechas sobre Aguilar (la dirección de su casa aparece como el lugar del parto en el documento apócrifo).

Pero a su vez sacó a la luz el nombre del médico local Julio Luis Sacher, ginecólogo y obstetra que supuestamente “constató” el nacimiento del pequeño. En aquel entonces trabajaba como médico de la Policía Bonaerense .

Esto generó una de las pocas medidas concretas adoptadas hasta hoy por la jueza María Romilda Servini de Cubría: prohibirle la salida del país a Sacher.

El abogado del médico, un ex juez de San Isidro, se presentó ante la jueza para defender la supuesta inocencia de su cliente y enfatizar que en la partida de Ignacio Hurban no figura su firma.

Cierta decepción se generó en los investigadores con la respuesta del Registro Civil de Olavarría a la solicitud del libro de acta de nacimiento de Ignacio Guido, otro documento central - allí debía figurar la firma del profesional que suscribió el acta-. La dependencia local informó que el acta se habría perdido durante la inundación que azotó a Olavarría en 1980.

Según trascendió para la querella esta respuesta no es definitiva, ya que consideran habitual que en los registros civiles y hospitales, cuando se les requiere este tipo de documentación, - que debieron almacenar y que no encuentran- se invoque a fenómenos climáticos como los causantes del extravío.

El otro punto central de la investigación gira en torno a la jurisdicción en la que continuará de ahora en más la causa por la apropiación de Ignacio Guido.

Los fiscales Hernán Schapiro y Marcelo Molina pidieron al juez federal de La Plata Manuel Blanco para que se ponga al frente de la investigación (la causa continúa en manos de la jueza federal de la ciudad de Buenos Aires María Servini de Cubría).

Blanco investiga la apropiación de Laura Carlotto, hija de Estela y madre de Ignacio, y para los fiscales la apropiación del menor es una continuidad del secuestro y la desaparición de la mujer y la retención del menor debe ser investigada en la jurisdicción de la muerte de su mamá.

Desde Abuelas también consideran necesario que la investigación se desarrolle vinculada con La Cacha, centro clandestino de detención en donde estuvo secuestrada Carlotto antes de parir y adonde fue trasladada inmediatamente después.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario