Buscan mejorar los alimentos que consumen los olavarrienses

Se trata de un ambicioso proyecto de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud para integrar un equipo interdisciplinario que asesore a los productores locales de alimentos. La iniciativa es encabezada por el doctor Marcelo Tavella, quien aseguró a Infoeme que “todo alimento puede ser saludable, una papa frita, un chizito, pero hay que sentarse e investigar”, dijo el especialista en grasas. “El consumo de grasas no sólo tiene que ver con el individuo que las consume, sino con los alimentos que hay en oferta”, señaló.

---------------

El consumo de grasas no sólo tiene que ver con el individuo que las consume sino además con la disponibilidad de alimentos que hay. Convertir esos alimentos en productos más saludables para los olavarrienses (en primera instancia), es el ambicioso proyecto que integra Marcelo Tavella, docente de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud local.

Tavella es doctor en Medicina recibido de la Universidad de La Plata, basó su carrera en la investigación de grasas y colesterol, lo que lo llevó a trabajar durante tres años en Estados Unidos. Actualmente, se radicó en Olavarría para trabajar en pos de que la ESCS de la Unicen, sea finalmente una Facultad y con el ideal de mejorar los alimentos en el mercado.

“En cuanto al consumo hay un enfoque desde la responsabilidad del individuo y otro desde el entorno, la oferta”, explicó el docente. “Uno va a comer lo que encuentra el alimento, si el entorno cambia, el individuo cambia su salud y sobre esto hay un gran documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con su sede en Ginebra, donde los ministros de salud del mundo diseñan legislaciones”, señaló sobre la “Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud” votada en mayo del 2004.



Argentina fue uno de los primeros en formar parte de esa estrategia que reconoce que la mejora de la dieta y la promoción de la actividad física representan una oportunidad única para elaborar y aplicar una estrategia eficaz que reduzca sustancialmente la mortalidad y la carga de morbilidad mundiales. “En resumen, el documento advierte sobre el consumo de grasas, de sal, del cigarrillo, el azúcar y la importancia de la actividad física”, indicó Marcelo Tavella, y agregó que “hay elementos en el entorno de las enfermedades, que si la industria nos diera una mano, resolveríamos un problema de millones”.

Para ello, el profesional integra un proyecto que busca reunir ingenieros en alimentos, veterinarios, agrónomos, en primer lugar nucleados dentro de la Unicen, para hacer frente a un problema que es también, de salud pública. “El rol de nuestra unidad académica es empezar a conjugar todas las unidades que van a tener que intervenir en esto. Además ya hay acuerdos dentro de la extensión universitaria para convocar a empresas y productores que producen alimentos y asesorarlos en calidad alimenticia. Por ejemplo, algunas panaderías utilizan premezclas que no son recomendables, y hay que promover que vuelvan a producir con lo más sano. Si venden sano venden más”, incentivó.

“Uno lucha con poderes muy grandes, tanto que tiene que pensar en que va a haber campañas permanentes desprestigiando la investigación. Ahora dicen que las grasas saturadas son buenas, y hay que tener cuidado. En general, pasan cerca de siete años entre un resultado y su comprobación científica”, sostuvo el docto. Actualmente hay una grasa saturada que dejó de ser mala y la usamos, que es el ácido esteárico, pero todavía no se vende al público”, contó.



Finalmente, el profesional que siempre se dedicó a la investigación, aseguró que “todo alimento que se fabrica puede ser saludable, una papa frita, un chizito, pero hay que sentarse e investigar, por eso vamos a esperar con mucha paciencia a aquellos emprendedores que nos ayuden a cambiar el entorno”, dijo el docente de la Escuela de Salud.

“Si a los animales le cambiamos la dieta, podemos hacer alimentos saludables, con grasa no dañina. Hemos hecho mucha investigación con todo tipo de animales al que le cambiamos la dieta y mejoramos su grasa. Por ahora no podemos ganarle al poligástrico, a la vaca, con sus múltiples estómagos, porque lo que le damos lo cambia, pero vamos a llegar”, dijo entusiasmado. “El comer mal no depende de uno, sino de lo que dispone. El que no tiene plata no come, y eso es un problema que hay que rodear con todas las instituciones” deslizó en referencia a las organizaciones estatales, educativas y empresariales.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario