Bicicleta versus colectivo: la regularidad determina al más saludable

El resultado de un estudio cintífico asegura que si se alterna entre distintos medios de transporte, en este caso para ir a trabajar, pierde la 'eficiencia' el uso de la bicicleta. Para logarar resultados, se recomienda mantener el método elegido a pesar del clima, de los apremios del tiempo o de los imprevistos. Colectivo versus bicicleta de cara al verano.

Aumentan las temperaturas y se re-descubre que es la mejor época para cuidarse, para comer saludable e incluso para realizar ejercicio. Dentro de estos "descubrimientos" se elige cambiar hábitos, hasta en la manera de trasladarse de un lugar al otro. Es el renacer de 'la bici', vuelve de su chequeo anual en la bicletería y está lista para hacerte sentir bien y en contacto con la naturaleza; sin embargo, un estudio reciente demuestra que lo que lo hace efectivo -como todo en definitiva- es la regularidad con lo que se lo practique ese hábito, cuánto perdure la decisión más alla de la temporada.

Aparentemente, usar transporte público aporta más beneficios a la salud. Sí, incluso más que trasladarse en bicicleta o a pie.

Suena extraño, pero esas son las conclusiones de un estudio presentado la semana pasada en la conferencia anual de la American Heart Association. La investigación comparó el estado físico de personas que a diario viajan en colectivo, subte o tren -o combinan varios de esos medios de transporte- para ir a trabajar, con el de aquellos viajan en su propio auto, caminando o en bicicleta.

Viajar en transporte público sería mejor para la hipertensión y la diabetes.

Fue concluyente develar que viajar en transporte público sería mejor para la hipertensión y la diabetes que hacer el viaje a pie o en bicicleta: aquellos que tomaron trenes o colectivos redujeron un 27% el riesgo de sufrir hipertensión, y un 34% la diabetes en comparación con los otros grupos.

Los investigadores detallaron que se trata de una cuestión de porcentajes y de probabilidades. Esto es que existen más posibilidades de que una persona haga a diario una breve caminata para subirse a un transporte público y llegue a su trabajo, que contar todos los días con el tiempo suficiente como para hacer ese trayecto a pie o en bici. Y acá está la cuestión de la perdurabilidad. Cuando los minutos 'son contados', el clima influye y se suman los contratiempos de último momento, todo puede influenciar para elegir una práctica diaria, ya sea caminar o ir en bici. Y en definitiva, muchos de estos factores hacen que se vuelva a elegir el auto o el transporte público para movilizarse.

maxresdefault.jpg

EL EJERCICIO FÍSICO VALE, SI ES REGULAR

"Si tardan más de veinte minutos para llegar al trabajo a pie o en bicicleta, muchas personas usarán su auto", señala la doctora Hisako Tsuji, directora del estudio. "El público debe considerar tomar el transporte público como parte de un ejercicio físico regular", agrega. Según la investigadora, "podría ser útil para los médicos recetar a sus pacientes cómo desplazarse hacia el trabajo".


  • Caminar hasta la parada, subir al colectivo, tren o subte, mantener el equilibrio a bordo, hacer lugar para un pasajero más, evitar a los amigos de lo ajeno, bajar y caminar hasta el destino implica un mayor consumo de calorías que el subirse al coche y conducir.



SI EL RESULTADO ES ADELGAZAR O MANTENER EL CAMBIO DE HÁBITO EN EL TIEMPO

Durante un año los investigadores evaluaron a usuarios de la red de transporte público y los compararon con automovilistas. Los resultados permitieron cuantificar el beneficio del esfuerzo: quienes viajaban en colectivo o tren habían perdido, en promedio, tres kilos en un año, frente a los que iban al trabajo en su propio vehículo.

Sin embargo, nadie puede negar el sentimiento de bienestar que dejan unos cuantos minutos arriba de los pedales. Ante la chance de no hacerlo nunca -y a riesgo de contradecir el estudio científico- es mejor no perderse la oportunidad de subirse a la bici y darse 'el gusto de elegir el camino'.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme