Avanza proyecto para cobro de plusvalía en inmuebles

El oficialismo logró imponer su mayoría en la sesión preparatoria con el proyecto que establece un derecho de participación en la renta diferencial urbana. Abarca a aquellos inmuebles que por la modificación estatal de las condiciones urbanísticas elevaron el valor en las propiedades. Hubo mociones del FPV para introducir cambios que no fueron incorporadas. El PJ votó en contra tras no lograr que el proyecto regrese a comisión. Ahora la propuesta la debatirá la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes. En sesión ordinaria se aprobó que una calle del barrio Acupo I pase a llamarse Juan Pablo II.

-------------------

El proyecto del oficialismo para incorporar el derecho de participación en la renta diferencial urbana- o “plusvalía”- logró su aprobación por mayoría en general y en particular con el voto doble de presidencia durante la sesión preparatoria realizada este jueves.

Si bien el bloque del eseverrismo esperaba que el proyecto avanzara sin mayores dificultades y obtuviera su pase a la Asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes – quien definirá la aprobación o no de la ordenanza- la iniciativa tuvo críticas y sugerencias de algunos de los bloques opositores que finalmente no fueron incorporadas.

El proyecto fue presentado por Eduardo Rodríguez, quien cedió temporalmente la presidencia del HCD a Patricia Bahl para fundamentar su iniciativa desde la banca de concejal.

Rodríguez explicó que el proyecto “busca incorporar el proyecto de plusvalía en los inmuebles como consecuencia por parte del Estado de la modificación de las condiciones urbanísticas preexistentes elevaron el valor de las propiedades generando la base del hecho imponible”.

Citó a otras ciudades de la provincia como Tres Arroyos o Trenque Lauquen donde ya rige la medida y detalló que la tasa es aplicable a aquellos propietarios que fueron “beneficiados por la ampliación de la zona urbana, terrenos que eran chacras y ahora pueden subdividirse” y en aquellos casos en los que el Municipio “cambió el índice de densidad ocupacional de la tierra”.

Especificó que la alícuota para los terrenos que pasaron a ser parte de la zona urbana será de un 12% al momento que se vende la tierra y de un 20% para las propiedades que obtuvieron un mayor índice de densidad ocupacional (por ejemplo los que ahora podrán construir edificios).



Señaló que es un impuesto progresivo que será reutilizado para ampliar el banco de tierras municipal o la realización de obras de infraestructura.

Desde el FPV Saúl Bajamón valoró el “espíritu del proyecto” pero planteó una serie de modificaciones. Entre los puntos más salientes solicitó que los recursos vayan específicamente “a un fondo especial para el mejoramiento del habitad de los sectores más postergados”, pidió incorporar y definir las formas de pago y evitar la generación de negocios inmobiliarios o de grandes superficies comerciales o cementerios privados.



El concejal del PJ, Juan Sánchez sugirió que los planteos del FPV sean incorporados a la norma pero la propuesta no logró los votos necesarios al igual que su siguiente pedido: que el proyecto regrese a comisión.

Tras la negativa, el edil que reemplazó a la concejal Adriana Capuano, esgrimió una serie de críticas al proyecto para justificar el voto en contra de su bloque.

Manifestó que en el proyecto “no están señalados si los montos ni en qué momento contribuyente va a tener que hacer el pago”.

Indicó que desde su espacio “no aceptamos transferencias de facultades del Concejo Deliberante al Ejecutivo para facultar al DEM a aceptar otra forma de pago” y agregó que en la norma deben estar explicitadas “las excepciones a los propietarios de vivienda única” o “viviendas del Plan Procrear u otro plan de viviendas”.



Concluyó que sin algunos de estos cambios la norma “no favorece a los de menos recursos” sino que al contrario “genera un obstáculo mayor y especulación que el propietario traslada a los precios” sostuvo.

Desde el bloque “Néstor Vive”, Patricia Bahl le recriminó a Sánchez su ausencia en las comisiones para trabajar el proyecto y pidió el pase a votación. La réplica llegó por Mariano Ferro de Integración peronista FPV, quien contestó a Bahl que ella también “estuvo ausente en la Comisión de Legislación”.



En tanto, FaUnen se mostró a favor de la iniciativa en general pero planteó objeciones en particular como por ejemplo evitar la categoría de donación “porque puede encubrir una compra venta” sostuvieron.



El proyecto finalmente fue aprobado por mayoría en general – Frente Renovador, Néstor Vive y FaUnen- y en particular con el voto doble de Presidencia. Ahora deberá ser aprobado por la Asamblea de Concejales y mayores Contribuyentes para convertirse en Ordenanza.

Seguidamente en la sesión ordinaria se aprobó un proyecto de vecinos del barrio Acupo I para que la calle 101 bis pase a llamarse Juan Pablo II.
La iniciativa fue impulsada por Amneris Delasay junto a un grupo de vecinos y se aprobó por unanimidad.

Además el Concejo Deliberante declaró de de interés legislativo el programa radial “Chamameceando en Olavarría” tras cumplir 15 años en el aire de LU 32.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario