Arrebatando Lágrimas, dibujó sonrisas

Después de un domingo con lluvia que hizo suspender el debut de la Murga Arrebatando Lágrimas el fin de semana pasado, en la anteúltima noche de los corsos oficiales 2015, brillaron con todo su potencial.



Esta murga que ya cumplió 15 años, tiene como referente a Ariel Rodríguez. Sin embargo, el equipo de trabajo que hay detrás merece un apartado especial. Más de 90 personas gastan la suela del calzado en cada corsódromo, porque no sólo actúan en nuestra ciudad, sino que actualmente participaron de los corsos de Tapalqué y hoy lo harán en los de Laprida.

Les toma alrededor de 3 horas la parte de maquillaje -aproximadamente van pintadas 78 personas- es decir, se concentran mucho antes de lo que nosotros vemos en escena. Van cayendo uno a uno, algunos en moto, otros en bici y muchos de a pie. Es que la murga es eso, diversidad y alegría. Todos vienen con entusiasmo e ilusión, con traje en mano, mucho color y bolsos que cargan su vida de "civil".

Se respira un aire tibio, lleno de ganas de volver a experimentarlo. Es que la murga tiene eso dice Erica Labelle -música- "yo estuve en los comienzos, después me fui porque tenía que rendir. En realidad me alejé, porque nunca me fui. Y ahora desde el 2010 que volví". Casualmente desde el mismo año en que se convirtió también en ¨Mutual de arte popular murga Arrebatando Lágrimas¨.

Cuando nacieron allá por el año 1999, dicen que no imaginaron poder llegar tan lejos. A pesar del poco presupuesto y que todo se hace a pulmón, las sonrisas propias, pero por sobretodo las del público y sus aplausos, valen la pena. La murga también cumple un gran papel en tanto contención social, participan niños y niñas, jóvenes y adultos, de todas las edades y de todos los barrios de Olavarría y sus localidades.

Hoy terminó otra pasada más de "Arrebatando Lágrimas" y el público hizo sentir que los estaba esperando. La propuesta que se planteó este año tomo como punto estético y de reflexión los hechos acontecidos el pasado año con los fondos buitres. Y frente a los buitres, la educación. Porque entienden que "el vuelo de la soberanía se defiende con educación".

Dentro del colorido característico, - y los cánticos en los micros que los trasladan, que invaden de alegría cualquier espíritu- este año la murga desarrolló su espectáculo

"desde la necesidad de una soberanía alada y construida entre todos; de ahí que el muñeco aéreo y principal representa a la soberanía Nacional con alas, "Libre" sostenida por las manos de América Latina tomando los colores de la Bandera Wiphala y el sol de la Bandera Nacional Argentina en la cabeza".

Y es justamente por eso que acompañan al muñeco aéreo personajes como: "La Mamá Pájaro y sus hijos pajaritos" - representando al pueblo y la Patria Libre-, "El Director de Sensaciones" -representando a la televisión como medio masivo de comunicación-, "El Buitre" -como pájaro al acecho- y "La Colegiala del 900" en homenaje a una murga Olavarriense creada por Salvador Pastore en 1947".

Quizás sea la energía que se transmite con el primer beso al llegar lleno de purpurina, o los aplausos y la arenga del comienzo y el final de la pasada, o quizás sólo sea que es carnaval. Lo que sí es, tiempo de libertad y alegría, de compartir sonrisas y creer que existe un mundo mejor.

Arrebatando Lágrimas pasó por los corsos oficiales 2015 y tendrá el propio el 14 de Marzo en el Barrio Irigoyen. No te pierdas la oportunidad de volver a disfrutar como en los viejos tiempos de carnaval.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario