Argentina vs. Chile: La final de la copa... de vino

Así como Argentina perdió la Copa América, también esta disputando desde hace tiempo, otra copa con Chile y tiene que ver con la calidad de vinos que producen. En esta nota el ganador indiscutido. Tintos vs. Blancos, la importancia de la altura, y las diferencias que nos asemejan.

La otra final que se disputa hace años y de la que participamos todos. Argentina y Chile se enfrentan por obtener el premio al "mejor vino". Tanto las diferencias como las semejanzas alimentan el debate de cuál produce los mejores vinos, pero ya se sabe, sólo habrá un ganador.

"La Argentina tiene un Messi del vino; sin dudas es el Malbec" Fabricio Portelli.

La competencia por descubrir cual de los dos países produce el mejor vino, hace posible esta nota. De un lado todos los viñedos son influenciados por el mar; mientras que del otro es el desierto el que manda. Es cierto que compartimos latitudes, ya que las alturas de los viñedos al pie de Los Andes son muy diferentes, en relación al lado chileno que son relativamente bajas, mientras que de Salta a Mendoza, las alturas pueden llegar hasta los 3000 metros sobre el nivel del mar.

También es cierto que la altitud no garantiza calidad, aunque le confiere a los vinos una identidad muy definida.

LA GUERRA DE LAS VARIEDADES

Las variedades son otro capítulo importante y muy diferenciador. En declaraciones de Fabricio Portelli, sommelier especializado, "La Argentina tiene un Messi del vino; sin dudas es el Malbec. Mientras en Chile no hay una uva que se destaque tanto del resto, ya que la Carmenére no pudo trascender. Es decir que en la comparación de un Malbec vs. un Carmenere, a igualdad de condiciones, el Malbec es un claro ganador", dice Portelli.

También en la Argentina hay un blanco diferente y popular; el Torrontés. Que da un vino único en el mundo, con sus exuberancias florales bien marcadas. Un vino que en Chile no se consigue.

Hasta acá, dos cero gana Argentina. Sin embargo, ambos países producen vinos a partir de las mismas vitis viníferas (uvas de origen europeo), con características bien diferentes. Por ejemplo, señala, las variedades de ciclos de madurez más cortos se lucen más en climas frescos, y por eso los Sauvignon Blanc y Pinot Noir de Chile son más admirados en el mundo. "Y si bien en Patagonia se intenta alcanzar la misma fama, falta mucho trabajo aún de este lado de la Cordillera. En Cabernet Sauvignon, el rey de los tintos, ambos países están bastante parejos, ya que existen grandes exponentes varietales y blends en ambos países. Pero Chile aprovechó la "distracción" de la Argentina con el Malbec y sacó una leve ventaja".

la-rioja-copa-vino.jpg
Foto Ilustración. <br>
Foto Ilustración.
En el resto, ambos países ofrecen una diversidad interesante, y así como la Bonarda puede consagrarse en nuestro país, en Chile están intentando lograr algo similar con su uva autóctona denominada País.

EL SECRETO ES EL ORIGEN.

Para que un vino sea bien considerado en el mundo, la imagen país es fundamental. Ya que en una góndola o carta de restaurante con vinos del mundo, el primer diferencial no es ni el precio, ni la calidad, ni la variedad, ni la marca; es el origen. Por eso, más allá de las situaciones socio-económicas, los estandartes referentes de cada país suman al momento que un consumidor debe elegir qué vino llevar. El tango, Maradona; y ahora Messi; las carnes, y la Ciudad de Buenos Aires, son atributos que pueden inclinar la balanza de las preferencias de cualquier amante del vino.

Y EL GANADOR ES...

"Desde hace más de quince años recorro el país y las diferentes regiones vitivinícolas del mundo degustando vinos. He cruzado la Cordillera algunas veces para catar vinos chilenos exclusivamente. Algunas variedades se destacan más que las nuestras, y hay etiquetas admirables. Pero si esta fuera una contienda, para mi no hay dudas. El ganador es Argentina", concluye el experto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario