¿Almorzás en el trabajo? Cuidado, puede traerte problemas de salud

Un estudio reveló que comer en el escritorio puede generar desde fatiga cerebral hasta un incremento en el peso.


¿Cuántas veces en el trabajo nos pusimos a comer frente a la computadora al mismo tiempo que continuábamos con nuestras tareas? Si lo hacemos de forma ocasional, no hay problema. Ahora, si esto es habitual el cuerpo nos va a pasar factura en algún momento.


Un estudio reciente de la Universidad de Toronto sobre patrones de alimentación en oficinas reveló que la ausencia del descanso y la comida en condiciones inapropiadas pueden conducir a la fatiga, a problemas de peso y a una caída de la productividad.


Comer en el escritorio puede generar desde fatiga cerebral hasta un incremento en el peso.


Al organismo no se lo ayuda solamente con la ingesta de alimentos nutritivos y bajos en grasas. También influye, y mucho, el cómo, el cuándo y el dónde.


Es por eso que la comida en el medio del escritorio de la oficina y sin detener ni un momento la actividad laboral puede ser muy perjudicial para la salud.


El tiempo que se le dedica a la comida también representa un factor importante en la alimentación y la salud. En general, el almuerzo en el escritorio es demasiado rápido, como si el comensal tratara de sacarse la responsabilidad de encima. Así, el organismo no llega a procesar el alimento de la manera adecuada.


"Hay varios factores que pueden afectar a la salud. Desde el hecho de no darle descanso al cerebro y seguir con la actividad profesional durante todo el día, hasta el hecho de comer de manera rápida, sin la bebida suficiente y con un estado de stress constante. El cuerpo terminará acusando esas dificultades", explicó John Trougakos, director de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario