Agreden a médicos y enfermeras tras el crimen de un preso

Nicolás Reinaldi Cornejo, de 21 años, fue asesinado durante una pelea entre reclusos en el Pabellón 5 de la Unidad 9 de La Plata. Herido de gravedad, fue llevado al Policlínico San Martín donde sus familiares, cuando se enteraron que había muerto, atacaron a golpes a los médicos y personal de seguridad.

Federico Nicolás Reinaldi Cornejo, de 21 años, estaba preso desde hacía un año y un mes. Sin condena, pasaba sus días en la Unidad 9 de La Plata acusado de robo doblemente calificado por el uso de armas, hasta que poco antes de que cayera la noche del viernes, fue asesinado de una puñalada en medio de una pelea con otros detenidos.

Al enterarse, sus familiares y amigos causaron graves incidentes en el Policlínico San Martín de la capital provincial, donde habían trasladado de urgencia al interno mientras agonizaba. Varios médicos, enfermeras y personal de seguridad del centro de salud resultaron heridos y debió intervenir la policía.

La pelea comenzó cerca de las 19:40 cuando varios presos del Pabellón 5 del penal, situado en las calles 76 entre 9 y 11, mantuvieron un sangriento enfrentamiento en el Sector A.

En medio de la trifulca, según consignó Tiempo Argentino, el muchacho quedó malherido en el suelo con un profundo puntazo en el lado izquierdo del pecho que le afectó el corazón, entre otros órganos vitales.

Los voceros detallaron que cuando los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense pudieron intervenir, ya era tarde. Reinaldi Cornejo fue trasladado de urgencia en una ambulancia de esa unidad al Policlínico San Martín de La Plata, a la vez que se informaba de la situación a la fiscal Leila Aguilar. Poco después, peritos y policías llegaron al lugar del hecho para realizar las primeras diligencias.

Para los allegados del joven, que había ingresado al penal el 18 de junio del año pasado, todo ocurrió mientras jugaban al fútbol.

Personal del gabinete de Homicidios de la DDI logró identificar a todos los presos que estaban en el pabellón al momento del crimen. Una amplia requisa dio con una cantidad importante de armas caseras: "Se secuestraron elementos de hierro fabricados artesanalmente, de diferentes longitudes y con puntas filosas, a los que vulgarmente se los denomina facas", explicó un jefe policial.

La fiscal Aguilar ordenó peritar todas las facas secuestradas –se presume que una de ellas es el arma homicida- y en los próximos días terminaría de tomarles declaración testimonial a todas las personas, tanto presos como agentes del Servicio Penitenciario, que estaban en la tarde del viernes en el Sector A del Pabellón 5.

Al mismo tiempo, los familiares de la víctima se movilizaron hasta el centro de salud donde –de acuerdo a la información oficial- Reinaldi Cornejo recibió las primeras maniobras de reanimación "pese a que ya no tenía latidos", por lo que los médicos que se encontraban de guardia poco pudieron hacer.

Para los allegados del joven, que había ingresado al penal el 18 de junio del año pasado, todo ocurrió mientras jugaban al fútbol. Sin embargo, las fuentes oficiales no precisaron cómo sucedieron los hechos ni por qué.

Los medios platenses dialogaron con la hermana del muchacho, Silvia Reinaldi, quien fue al policlínico junto a sus padres y la pareja de la víctima, entre otros allegados. La mujer comentó que su familia se enteró del crimen "por una vecina que tiene al hijo detenido en la misma unidad y nos avisó" y reveló que la herida que sufrió su hermano le "afectó el corazón y un pulmón".

"Había muchos gritos afuera y cuando les comunicaron la muerte del joven, explicándoles además que había ingresado sin vida, reaccionaron contra una de las emergentólogas", informaron desde el hospital, que detallaron que incluso el cirujano Martín Recalde, jefe de Emergencias del Policlínico intentó mediar y fue tirado al suelo, donde lo patearon.

En este episodio, hubo seis heridos entre el personal médico y de seguridad del lugar. Poco después, debió intervenir la policía, que logró poner paños fríos a las agresiones.

Centros de salud, en alerta

Los médicos y enfermeros del Policlínico San Martín de La Plata permanecieron encerrados varios minutos en la Sala de Emergencias, tras ser agredidos por los familiares de Federico Reinaldi Cornejo. El personal de seguridad corrió la misma suerte hasta que fueron asistidos por policías de la Bonaerense que lograron terminar con el ataque. No hubo detenidos por los incidentes.

Esta situación no es exclusiva de los hospitales del Conurbano, también ocurren agresiones similares a diario en los centros públicos de salud porteños, aunque muchas veces no tienen trascendencia en los medios.

A mediados de abril, más de 20 hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, cuyos empleados están afiliados a ATE, decretaron varias horas de cese de actividades debido a una agresión que habían sufrido médicos y enfermeros del Hospital Rivadavia de Recoleta. En esa oportunidad, dos jóvenes habían amenazado al personal con agujas ya utilizadas para que los atendieran primero. Pero no fue el único hecho: también hubo incidentes en el Santojanni y en el Piñeiro, entre otros.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario