A un año de la campaña, Bauti logró salir adelante

A esta misma altura del año allá por el 2012, Olavarría tuvo la posibilidad una vez más de sacar a relucir su espíritu solidario para colaborar en la campaña de donación de médula ósea para Bautista, un niño con el Síndrome WiskottAldrich. Finalmente, meses atrás se concretó el trasplante con un donante de Estados Unidos y Bauti respondió favorablemente a la operación. “Hay que tener en cuenta que es un día a día. Los médicos nos dicen que hay que tener mucha paciencia”, expresó su mamá Daiana Ciavarella a Infoeme y contó que la experiencia ayudó a detectar la enfermedad en otro niño de la familia.

-------------

El viernes se cumplió exactamente un año de la campaña de donación de médula ósea que se realizó en Olavarría para Bautista, un niño con el Síndrome WiskottAldrich y que por entonces tenía dos años. Como tantas otras veces,la colecta evidenció el fuerte sentido de la solidaridad que tiene Olavarría, donde la lista de donantes sobrepasó la capacidad para los técnicos delINCUCAI (Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante).

Hoy Bauti tiene tres años y medio, y fue trasplantado hace seis meses. En el camino se presentaron algunas dificultades, pero se logró salir adelante.En primer lugar, los donantes compatibles no se hicieron presentes. Según contó la mamá DaianaCiavarella, “En la búsqueda tiene que haber al menos cinco posibles donantesy se contactan tres aleatoriamente.Esos tres se tienen que presentar a hacer las pruebas por lo que se contactaron, dijeron que sí y al momento de hacerse las pruebas, dos no se presentaron”, detalló.“El que sí lo hizo era buen donante pero habían quedado otros dos que no habían sido contactado y el protocolo decía que había que hacerlo”, explicó.

Finalmente ese primer donante fue descartado y se eligió uno que tenía el mismo grupo y factor que Bauti. “Si bien no es condición, contrarresta la posibilidad injerto contra huésped porque la médula se dona por medio de sangre y al tener el mismo factor al momento de ingresar el cuerpo, de entrada no rechaza”, detalló.

Oriundo de Estados Unidos,donó 10 veces más lo que le pidieron.“Hay 2 posibilidades al momento de donar y siempre se trata de hacer lo más económico y seguro. Si el paciente requiere que se presente se intenta y si no se hace un vuelo sanitario. En este caso viajaron las células”, contó la mamá del pequeño. “Se impone un mínimo y a partir de ahí se puede donar lo que quieras porque queda congelado por si no próspera el trasplante”, agregó.

El 22 de julio a Bautista lo internaron en la Fundación Favaloro y tras cinco días de quimioterapialo trasplantaron. “Respondió bien al trasplante. Tuvo algún episodio de rechazo pero mínimo y ahora volvió a Mar Del Plata (donde vive), con todos los cuidados que significa y controles una vez al mes.No se plantearon grandes dificultades de todas las que se esperaban y es una gran cosa a favor”, dijo la mamá, aunque sostuvo: “Hay que tener en cuenta que es un día a día. Los médicos nos dicen que hay que tener mucha paciencia”.

Ciavarella afirmó que no parece que Bautihubiese pasado por lo que pasó y contó que la detección de la enfermedad pudo ayudar a un pariente suyo: “Mi prima segunda tiene un nene de un año y medio,y a partir de esta movida encontraron que tenía la misma enfermedad y lo trasplantarán ahora. En él, al igual que Bautista, tampoco encontraban que le pasaba. El tema es que encontró un donante 100 por cien compatible, Bauti tuvo el 90 por ciento”, contó. El Síndrome WiskottAldriches una enfermedad genética que afecta al sistema inmune

Finalmente, dijo estar muy agradecida con toda la gente de Olavarría que colaboró en la campaña y hasta el día de hoy a través del grupo en Facebook siguen preguntando por este niño con muchas ganas de seguir hacia adelante.






Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario