“Si el hecho está filmado, es un elemento irrefutable”

Lo sostuvo el fiscal Martín Pizzolo tras un reciente juicio por dos robos similares cometidos por la misma persona y en donde en uno de los casos fue condenado y en el otro absuelto. La diferencia fue que uno de los casos el autor del ilícito quedó grabado por las cámaras de seguridad. Mencionó otros casos donde las filmaciones no se dieron a publicidad pero resultaron “clave para determinar lo que pasó”.

-----------------------

El fiscal Martín Pizzolo analizó durante una entrevista radial la utilidad de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad como elementos probatorios en los juicios orales.


En declaraciones al Programa radial “En Línea Noticias” de FM 89.5 se refirió a un reciente juicio por dos robos similares cometidos por la misma persona y en donde en uno de los casos fue condenado y en el otro absuelto.

“Fuimos a un debate oral público por dos hechos ocurridos la misma noche. En uno estaba sindicada una persona y en otro la misma persona con un coautor. En el primer hecho no hubo cámaras de seguridad y fue imposible probar el hecho en su exteriorización material. En el segundo si bien no está filmada al momento del hecho si lo está en gran parte del trayecto realizado después de cometer el hecho y permitió arribar a una certeza clara que fue el autor del hecho y su compañero el coautor” relató.

Para el titular de la UFI 5, el material registrado por las cámaras “es una herramienta fantástica porque es un elemento irrefutable” sostuvo.

“Tengo una opinión formada y con la base de la practicidad sobre lo que pasa en los debates. Si el hecho está filmado, es un elemento irrefutable. Acá en la ciudad hay imágenes que no se han dado a publicidad por distintas cuestiones. En el caso Nardín, por ejemplo que fue un accidente de tránsito, siempre es discutible, de acuerdo al perito y de donde se toma la frenada. Ahí la filmación fue clave para determinar lo que pasó” expresó.


Sobre las críticas al dispositivo, Pizzolo manifestó que “existen cuestionamientos sobre modo de uso, que comparto. Si la voy a usar para un fin que no sea acreditar un hecho o educar es otra cuestión. Pero como elemento probatorio en una causa es una herramienta fantástica” enfatizó.

Recordó que desde la reforma en el código de procedimiento penal, las imágenes adquieren un mayor peso probatorio: “por ejemplo si la filmación viene de un ente oficial o incluso una filmación casera. Recuerdo un caso de violencia de género donde había una filmación de una mamá que sale con el nene para entregárselo al padre y el padre le pega un golpe de puno. Eso hombre fue condenado irrefutablemente por esa filmación” consideró.
También consideró innecesaria la señalización de las cámaras: “Hay un hecho puntual. El fundamento es que se viola el derecho a la intimidad. Igual desde la experiencia lo que veo es que el delincuente si va a cometer el hecho lo va a hacer con o sin la cámara señalizada”.

En esta línea, el agente fiscal indicó que “sería bueno saber como señalizarla. Vamos poner un cartel, una cuestión refractaria roja. Tampoco va a variar la circunstancia porque el derecho a la intimidad no va a variar porque la cámara va a seguir filmando. El sistema como está operando bien e incluso con un uso racional hay que promover que haya más cámaras” finalizó.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario