“Recibieron más de $12 millones de subsidios en seis meses

Lo dijo Gonzalo Bagú a infoeme tras conocerse la factibilidad de la implementación de la tarjeta SUBE en el transporte público de pasajeros de nuestra Ciudad. Las empresas de Olavarría tienen declaradas 58 unidades ante la CNRT. Además de este subsidio millonario, el Estado nacional les entregó 53 metros cúbicos de Gas Oil a Nuevo Bus y 37 a Olabus.

------------------------------------

Nota Jorge Scotton / infoeme

La implementación de la tarjeta SUBE en Olavarría está a un paso de concretarse y el plazo para adherirse al sistema es de seis meses. En este período las empresas deberán colocar los dispositivos electrónicos en cada unidad, más las bocas de recarga de tarjetas en la ciudad.

El sistema de pago del boleto electrónico no solo dará mayor libertad de trabajo a los choferes, al no tener que cortar boletos manualmente, sino que permitirá, al estar las máquinas conectadas al Ministerio de Transporte, blanquear cuantos kilómetros recorre cada unidad, cuantos pasajeros suben a cada micro, la cantidad de unidades que circulan y sus frecuencias horarias, permitiendo al estado nacional conocer los números reales de cada una de las empresas.


En diálogo con Infoeme Gonzalo Bagú argumentó que el sistema SUBE, “ha demostrado ser muy exitoso, clarifica una problemática del transporte. Así que se busca lograr la integralidad del sistema, un sistema que está fuertemente subsidiado por el Gobierno Nacional, porque justamente los que más utilizan el servicio público son aquellos que menos recursos tienen”, y destacó que “clarifica una política de subsidios, le da trasparencia al sistema y permite un control mucho mayor”.


Señaló que es importante que tanto Olavarría como todas las ciudades adhieran, “sobre todo las que tienen un sistema de transporte público importante como es esta que son ciudades intermedias pero ya de un volumen grande, porque el beneficio no es solo para el usuario, este sistema permite empezar a subsidiar al pasajero y no a la empresa”.


Luego explicó detalladamente el funcionamiento: “en primer lugar se deja de pagar el boleto en la unidad. Hoy el sistema funciona por lo que informan las empresas: cuantos boletos cortan, cuantas unidades están en funcionamiento y la cantidad de kilómetros que recorren. En función de eso se calcula el subsidio que reciben las empresas para que el boleto siga siendo económico. El sistema SUBE lo que hace en primer lugar es que se termina con el pago en la unidad, todo se digitaliza, se trabaja con una tarjeta magnética que tiene un nombre de titular intransferible y único, que tiene un saldo que se va recargando en cualquier lugar, en kioscos o comercios que se adhieren a nivel local a este sistema y uno sube al transporte público, en este caso el colectivo, pasa su tarjeta y se debita el valor del pasaje de ese crédito que tiene. Con pasajes diferenciados si se trata de jubilados, veteranos de Malvinas, jubilados. Distintos boletos diferenciados”.


El beneficio de la utilización del sistema, según Bagú, recae en que “primero que empieza a ser una tarifa única y nacional, en segundo lugar esto lo que clarifica es el sistema, se registra de manera online y digital quienes son, que cantidad de usuarios tienen cada una de esas líneas día por día, mes a mes, hora por hora. Ya no existe el sistema que se trabaja según las declaraciones de las empresas. Por otro lugar, y esto es muy importante, permite controlar el tema, porque se monitorean las unidades, con lo cual ya no estamos atados a lo que informa la empresa que son unidades circulando y los kilómetros que desarrolla, sino que a través de tecnología, en este caso de GPS, se monitorean realmente cuantas unidades están circulando y cuantos kilómetros desarrollan”.





“Tengamos presente que las empresas hoy reciben subsidios del gobierno nacional para mantener el boleto en pesos y además reciben gasoil como complemento de este subsidio. Tener un sistema informatizado, de manera online, que permanentemente esté controlando cuantos son los usuarios, cuantas las unidades circulando y cuantos son los kilómetros recorridos, le da una certeza, que en el caso de Capital y Gran Buenos Aires, cuando se aplicó permitió ahorrar millones de pesos que se daban en subsidios, y que cuando se empezó a controlar mediante este sistema muchísimo más confiable, saltó a las claras que no eran tantas unidades circulantes como decían las empresas, que no eran tantos los kilómetros recorridos y que no eran tantos los usuarios que tenían cada una de las líneas”, agregó.


El funcionario dijo que el sistema “agiliza el trámite del corte de boleto, deja de existir, y los subsidios se empiezan a otorgar a partir de un sistema que es inapelable y es muy claro. Según los datos que llegan de la Secretaría de Transporte, en los últimos 6 meses, si tomamos de junio a noviembre, las dos empresas que operan en el partido de Olavarría han recibido aproximadamente más de doce millones y medio de subsidio en pesos, además del gasoil, más el corte de boleto. Por supuesto que descontamos que esto es real, porque está calculado en función de las declaraciones juradas de la empresa. A partir de la implementación del sistema SUBE, ya no se hace a través de declaraciones, sino de lo que queda digitalmente registrado en cada una de las unidades. Esto le brinda una claridad muy fuerte al sistema, permite maximizar y optimizar los recursos y además agiliza el sistema”.


Por otra parte, manifestó que “este sistema va a tener que incorporar la tarjeta estudiantil (TEO) al sistema SUBE. Eso se va a empezar a trabajar si finalmente Olavarría solicita la adhesión al sistema al Ministerio del Interior y Transporte, en las reuniones técnicas de trabajo, porque después hay que ver las particularidades de cada distrito para la implementación de este sistema. Entendemos que quedaría unificado en un el sistema único de la SUBE”.


Finalmente, se refirió al plazo establecido para que arribe el sistema a la ciudad: “En el caso de aquellas ciudades que por ser capital de provincia y tener más de 200.000 habitante días, están obligados a implementar el sistema, el Ministerio ha marcado 6 meses de plazo, 180 días. En el caso de aquellos municipios que adhieran, a partir del momento de la adhesión, la lógica es trabajar con el mismo tipo de plazo. Por ahí hay tolerancia al ajuste, porque no es un sistema obligatorio de aplicar, sino que hay una voluntad del municipio de Olavarría de adherir. El marco de aplicación que está planteando el Ministerio es que desde el momento en que se empieza a trabajar, a los seis meses tiene que estar funcionando el sistema”.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario