“Queremos que a nadie más le pase lo que le pasó a Tito”

Lo expresó Yésica Medina, esposa de Jorge Javier Ortega, el joven que fue baleado por un policía cuando amenazaba con suicidarse en noviembre pasado. Este domingo se cumplen seis meses del hecho y para la ocasión el Movimiento Antirrepresivo de Olavarría y familiares de la víctima realizarán una radio abierta desde las 18:00 en el Parque Mitre. “Ese día Coria fue a matar, de eso no tengo ninguna duda”, dijo la mujer.

----------------------------

Este domingo se cumplen seis meses de la muerte de Jorge Javier Ortega, el joven que fue baleado por un policía cuando amenazaba con suicidarse. Para la ocasión, el Movimiento Antirrepresivo de Olavarría y familiares de la víctima realizarán una radio abierta desde las 18:00 en el Parque Mitre.

“Invitamos a todos a acercarse y acompañar a la familia para continuar con la pelea”, dijo a Infoeme Juan Weiz, referente local del movimiento, quien además manifestó: “Si hoy Coria está suelto por el levantamiento policial en todo el país, si no continuaría detenido hasta el juicio”, sentenció.

Por su parte Yésica Medina, esposa de Ortega, se refirió al estado de la causa: “Estuve reunida con el fiscal la semana pasada. Ya está preparando todo para la elevación a juicio”.



Respecto al Juan Coria, el policía que efectuó el disparo que acabó con la vida de su esposo, dijo: “Lo odio, lo detesto. Me lo tengo que cruzar cuando voy a llevar a mi hijo a la escuela, si voy al Hospital, si voy a la fiscalía. Anda como si tal cosa cuando es un asesino. Está suelto y puede volver a hacer lo mismo que le hizo a Tito”, expresó.

“No queremos que se olviden de Tito. A nosotros nos destruyeron la familia. No queremos que le pase más a nadie lo que le pasó a él” declaró Medina y agregó que “quiero que Coria esté preso, no tiene que estar entre nosotros”.

También se refirió a aquel fatídico 11 de noviembre de 2013: “Ese día Coria fue a matar, de eso no tengo ninguna duda. Porque si él hubiese querido asustarlo el disparo hubiese ido a otro lado. No había posibilidades de que mi esposo se salvara”.

“Fue a pedirles ayuda y me lo devolvieron en un cajón. Sus últimas horas no las pude pasar con él porque me tuvieron presa, me maltrataron, no les importó que yo estaba embarazada”, concluyó Yésica Medina en relación al accionar policial.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario