“Me hice un regalo propio de cumpleaños”

Luciano Rojas fue el autor del empate en Mar del Plata, clave para después poder dar vuelta una historia que pocos pueden llevar a cabo ante Alvarado. “Luli” cumplió 19 años el viernes y dos días después los celebró de la mejor manera con festejo y debut como titular en el Argentino A.

-------

Es Luciano Rojas una de las promesas del fútbol local. Se tendrá que proponer intentar ser un profesional de la pelota porque condiciones tiene. Desde hace varias temporadas juega en la Primera Olavarría, algunos Torneos del Interior con Estudiantes, un paso fugaz por Hinojo y, desde mediados de año le tocó integrar el plantel de Argentino A de Racing (el club del que es hincha).

Y se la bancó. No tuvo demasiados minutos en este semestre, tampoco pudo jugar en la Local por problemas administrativos. No bajó los brazos hasta que la crisis económica y las lesiones en el Chaira le dieron una oportunidad, que supo aprovechar.

“Salió todo redondo. Venía esperando hace mucho esta chance. Cuando me dijeron que iba de titular, soñaba con hacer un gol. Uno siempre tiene la confianza. Me iba perfilando en la semana para jugar y cuando me lo confirmó el entrenador me agarró esa cosita…”, reflexionó Luciano.

Recordó que “con la CAI me tocó entrar 15 minutos pero ahora fue distinto porque era de arranque. Estaba ansioso y se dio el triunfo. Justo el viernes cumplí 19 años así que me hice el regalo propio”, dijo entre risas.

Pero el momento que se vive en Racing no es sencillo, por eso el juvenil sintió que “nos merecemos este triunfo. En la semana tratamos de hacer lo nuestro y no dejarnos llevar por los rumores. Se nos fue Maureen (Franco) y por las adversidades nos hacemos fuerte como grupo. Hay gente buena con experiencia y ayudan a los pibes. Eso hace bien”.

Claro que ganarle a Alvarado puede “ser clave porque jugar contra el segundo, de visitante y ganarle nos da confianza. Veremos que pasa y ojalá que se de continuar con esta mini racha positiva. En Mar del Plata ganamos bien, luchamos y peleamos. Nos pudimos reponer y dar vuelta la historia. La actitud no se negoció, todos corrimos y eso fue lo que más me gustó del equipo”, finalizó el Luli.

Luciano se está haciendo camino. Sin apresurarlo, sumando minutos se va perfilando para poder llegar a ser otro jugador de Olavarría que pueda vivir de lo más lindo que el fútbol, o al menos lo intentará.






Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario