“Los vehículos eléctricos llegaron para quedarse

Lo admitió el ingeniero Alberto Garibaldi, reconocido especialista de la industria automotriz, quien días atrás ofreció una conferencia en la Facultad de Ingeniería sobre “Vehículos, motores, y un futuro eléctrico”. El profesional, reconocido por su programa de televisión Autotécnica emitido por la señal El Garage, ofreció un panorama que se verá en los próximos treinta años.

--------------------------------------
Fuente: Prensa FIO

En pocos años el surtidor de combustible será una reliquia. En el futuro de la movilidad hay cada vez más electrones y menos octanos. Los vehículos híbridos o eléctricos dejaron hace bastante de ser una sensación, y ya forman parte de un nuevo y vertiginoso escenario que revoluciona la industria automotriz mundial.

Falta todavía para ver estos autos en las calles de Olavarría, pero no tanto. Serán experimentales, al principio, para usos específicos, en su evolución, y a medida que la necesidad haga crecer la infraestructura para su funcionamiento, la tendencia será imparable.

“Yo que toda mi vida trabajé, hice experimentos, logré mejoras, y estuve enamorado de los motores de combustión interna, ahora debo reconocer que los vehículos eléctricos llegaron para quedarse”, admitió el ingeniero Alberto Garibaldi, reconocido especialista de la industria automotriz. Famoso por su programa de televisión Autotécnica, emitido por la señal de El Garage. Garibaldi llegó este viernes a Olavarría invitado por la Facultad de Ingeniería de la UNICEN, donde ofreció una conferencia sobre “Vehículos, motores, y un futuro eléctrico”

Unas doscientas personas llegaron hasta la Facultad para escucharlo, ya que su amplia experiencia y su didáctica manera de presentar fenómenos complejos de la ingeniería lo hace una voz autorizada en el mundo automotriz. Estudiantes de ingeniería, de oficios, del nivel secundario, docentes, técnicos, mecánicos de distintas especialidades, periodistas, agentes de concesionarias, empresarios involucrados con los vehículos, incluso muchos apasionados de los fierros ya retirados, no quisieron perderse el panorama que se verá en los próximos treinta años.



Y Garibaldi ofreció sensaciones que nadie en ese salón tuvo todavía. “Acelerar un auto eléctrico es algo formidable y distinto a todo lo tradicional que conocemos. Un eléctrico común puede alcanzar una brutal velocidad de arranque en pocos segundos que humillaría a cualquier auto preparado para el cuarto de milla. La palanca de cambios tiene dos movimientos: para adelante, para atrás, y listo. Y como para atrás tiene la misma fuerza de arranque, hay que controlarla”. El ingeniero ha probado varios autos híbridos y eléctricos puros de distintas marcas alrededor del mundo, y está convencido que la movilidad está en un proceso de transición irreversible hacia los vehículos con cero emisión.

Alta tensión

Durante tres horas, Garibaldi repasó desde la historia del automóvil con sus distintas motorizaciones, su evolución y tecnología, hasta sus implicancias ambientales, políticas, simbólicas, y de infraestructura. No se olvidó de la economía, que a escala mundial y por los intereses que genera, se resiste a olvidarse definitivamente del petróleo.

Sin embargo, repasó con detalles de marcas y modelos todos los autos híbridos y eléctricos que han desarrollado las grandes automotrices del mundo. Todas reconocen que el futuro del automóvil es eléctrico. Esta tendencia la comprobó días pasados el decano de la Facultad de Ingeniería, Marcelo Spina, quien visitó el Salón Internacional del Automóvil, en San Pablo, Brasil, donde todas las marcas presentaron nuevas versiones de autos eléctricos. Autos de carrera, urbanos, off road, comerciales, con diseños y atributos que nada tienen que envidiarle a los mejores y consagrados de combustión interna.

Técnicamente, explicó Garibaldi a un auditorio muy interesado, la impulsión eléctrica es silenciosa, no genera emisiones, tiene un desgaste mínimo, un mantenimiento ínfimo, el par máximo se obtiene desde el arranque, funciona como generador, puede tener una recarga domiciliaria, se energiza solo cuando es necesario, y no requiere de circuitos de lubricación. Y fundamentalmente el rendimiento, que llega al 95%, frente a los de combustión interna que no superan el 40%.

Por su parte, los inconvenientes que enfrenta actualmente son las limitaciones en la autonomía, las demoras en el tiempo de recarga, y la falta de infraestructura pública para el reabastecimiento, “cosas que la ingeniería tarde o temprano lo va a resolver”, sostuvo el ingeniero. También se debe contemplar el costo, que por ahora es elevado.

Hizo hincapié, asimismo, en las baterías de ion litio que usan los autos, y los desafíos para su ubicación en la estructura del auto por una cuestión de equilibrio, en su comportamiento ante un choque, en su disposición final, pero fundamentalmente en su capacidad de recarga. Ya hay avances exitosos con nuevos materiales, como el grafeno, que promete acelerar considerablemente el proceso.



En este campo, “Argentina podría ser como el Medio Oriente del litio”, aventuró Garibaldi, en relación con el tercer lugar en el mundo que ocupa el país en producción de litio. “Entre Vaca Muerta y la Puna jujeña deberíamos ser tontos para no aprovechar ese potencial energético, y poder tener valor agregado con nuestra riquezas”.

El otro desafío de esta revolución eléctrica es que las fuentes de energía para recargar los autos, provengan de fuentes renovales. Para esto es necesario un convencimiento social y decisiones políticas que modifiquen las matrices energéticas para aprovechar al máximo las potencialidades de cada región. El desarrollo y la inversión en energía solar, eólica, biomasa, nuclear, y otras, son clave para que esta tendencia sea sustentable.

Como proyección, Garibaldi subrayó que hasta el año 2020, aproximadamente, va a aumentar la producción y venta de autos impulsados por derivados del petróleo. A partir de allí van a decrecer, a favor de los híbridos, y principalmente de las versiones plug-in o enchufables, y para el 2050 éstos compartirán el reinado con los vehículos eléctricos y con los de células de combustible.

Olavarría eléctrica

En su visita a la Facultad olavarriense, el ingeniero Garibaldi tuvo la oportunidad de interiorizarse sobre los dos vehículos Pampa Solar, desarrollados íntegramente en la ciudad, que compitieron en las versiones 2011 y 2012 de la Carrera Solar Latinoamericana, a través del desierto chileno de Atacama, donde lograron varios premios por su funcionamiento y aprovechamiento de la energía. “Acá está el futuro”, se entusiasmó el ingeniero, que también es profesor universitario. Resaltó el trabajo del grupo de ingenieros y estudiantes que representó a la Argentina en las competencias solares, por su empeño en demostrar que es posible movilizarse con energías renovables, sin contaminar el ambiente, en sintonía con las tendencias mundiales. Asimismo, instó al grupo y a todos los que puedan comprometerse con estos proyectos, a seguir trabajando por la electromovilidad.

Los conceptos tan claros, la información tan detallada, la experiencia tan amplia del ingeniero Garibaldi, fueron el motor para que las doscientas personas que llegaron para escucharlo se retiren convencidas de que otra realidad automotriz es posible. Inevitablemente posible.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario