“Las pericias indicaron que iba a 107 km/h, no más como se dice”

La familia de Guillermo Block, el joven que perdió la vida el 16 de agosto pasado en un siniestro vial, decidió romper el silencio a casi un año del hecho para explicar los pormenores en el estado de la causa y dejar en claro que “era una buena persona, que haya tenido una moto grande no significa que haya tenido la culpa de lo que pasó”. También quisieron dejar en claro que “hay muchas versiones sobre la velocidad a la que iba, pero las pericias confirmaron que iba a 107 kilómetros por hora”.

----------------------------

A casi un año del siniestro vial que le costó la vida a Guillermo Block (ocurrió el 16 de agosto de 2013) su familia decidió romper el silencio y recibieron a Infoeme en su casa para explicar los pormenores en el estado de la causa y dejar en claro que “era una buena persona, que haya tenido una moto grande no significa que haya tenido la culpa de lo que pasó”.

Liliana y Daniel, sus padres, y sus hermanos Miguel, Alejandro y Marcelo se mostraron molestos con el abogado que tuvo a cargo la causa desde el momento del accidente hasta el mes de febrero: “nos mintió, en todo sentido. Veíamos que pasaba el tiempo y no teníamos nada. Las comparaciones son odiosas, pero lo de Pablo Nardín fue solamente 20 días antes y en el mes de noviembre ya estaba todo en lo que respecta a la causa”, explicaron.



“Íbamos todas las semanas y nos decía una cosa distinta. Cuando cambiamos a Elda Donatelli, ella se comenzó a mover y recién ahí nos enteremos que la causa estaba cajoneada”, dijo Liliana, mamá de Guillermo. “En la última charla que tuvimos con la abogada nos dijo que le llamaba la atención el estado de la causa, calificada como ‘homicidio culposo agravado por la conducción imprudente’”, continuó explicando.

Por su parte Miguel, hermano, quiso aclarar que su familia quiere “que se sepa lo que pasó, porque nos ha pasado que mucha gente nos hablaba del tamaño de la moto y de la velocidad a la que iba como si la culpa fue de él. Da mucha bronca que digan estas cosas sin haberlo conocido, era un padre excelente”.

En este sentido su madre agregó que su deseo es “que se sepa que Guillermo, aparte de tener una moto grande, era muy responsable y hay mucha gente que lo sabe. El vivía para sus hijos y ahora esos nenes no tienen más papá porque alguien subió a la ruta en una camioneta que no estaba en condiciones”.

“Hay muchas versiones sobre la velocidad a la que iba, pero las pericias confirmaron que iba a 107 kilómetros por hora”, detallaron además de recordar que “hacía 20 días que no sacaba la moto y ese día aprovechó porque era una tarde linda de invierno”.



Otro de los pormenores que tuvieron que afrontar fue el hecho de no poder donar los órganos: “No se pudo armar un operativo porque el médico del Incucai en Olavarría no nos quiso atender”, contó Liliana.

“Pasamos por muchas cosas, ese día el médico que tenía que realizar la autopsia no estaba en la ciudad. Tuvimos que esperar hasta el otro día”, relató la mujer, quien a casi un año de la muerte de su hijo reconoció que todavía “cuesta armarse. En distintas medidas cada uno va armándose como puede” y volvió a dejar en claro que “nosotros lo que queremos es que quede claro lo que pasó, Guillermo no se puede defender”.

“Queremos terminar de cerrar esto. Que la Justicia haga lo que corresponde y en el menor tiempo posible porque queremos darle un cierre a todo”, finalizaron.






Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario