“Las cámaras permitieron saber qué fue lo que pasó”

Lo dijo el fiscal Martín Pizzolo al referirse al juicio por la muerte de Pablo Nardín, el conductor que perdió la vida en julio de 2013 durante un siniestro vial. De los accidentes ocurridos todos los días explicó que “las penas quedan desfasadas” y criticó: “Hoy en día solamente es una cuestión de faltas municipales y no un delito penal, siendo que muchas veces hay un potencial homicida”.

--------------------------

Tras la tercera audiencia del juicio por la muerte de Pablo Nardín, el conductor que perdió la vida en julio de 2013 durante un siniestro vial ocurrido en el cruce de las calles España y Necochea, el fiscal Martín Pizzolo se refirió a este caso que tiene como imputado al joven Javier Lucio y a los accidentes en general.

“Puntualmente el tema de accidentes de tránsito es algo que sigue sumamente vigente y es una lucha constante por parte de familiares de las víctimas de ir reclamando y que haya una solución pronta en relación a esta cuestión”, manifestó el titular de la UFI Nº 5 de nuestra ciudad.

Respecto a este caso puntual en el cual interviene, Pizzolo destacó que “desde la parte operativa entiendo que hubo una cuestión fundamental que fueron las cámaras del Municipio que permitieron en el presente caso dar luz a qué fue lo que pasó y que quizás las pericias se puedan haber hecho de una forma mucho más transparente y cristalina, cuestión que se hubiese dificultado sin las cámaras”.

Refiriéndose a las penas sobre estas acciones, dijo que “hay dos cuestiones que hay que hablar: primero es cómo nosotros en el sistema penal argentino valoramos lo que son las infracciones de tránsito. El otro día veía un video de un camión que circulaba con exceso de velocidad, alcoholizado el conductor, que se subió a una rotonda y pasó en contramano. Hoy en día eso solamente es una cuestión de faltas municipales siendo que tuvimos una persona potencialmente homicida y no es un delito penal”.

“En otros países como los Estados Unidos estas acciones tienen serias sanciones de índole penal. La realidad nuestra indica que las penas quedan desfasadas, en relación al incremento del parque automotor y también en relación a la cantidad de accidentes de tránsito que existen”, continuó explicando el fiscal.

En cuanto a las acusaciones cruzadas entre familiares de Nardín y Lucio por supuestas agresiones, consideró que “cada uno canaliza el dolor en la manera que cada uno puede, no solamente como quiere sino también como puede. Entiendo que a veces en esa búsqueda de canalizar el dolor se puede trasgredir algunos parámetros, pero también hay que evitar del otro lado caer en este tipo de agresiones recíprocas. El ámbito ideal para poder debatir este tipo de cuestiones es la Justicia”.

En este sentido, estimó que “la gente que perdió a su familiar no lo recupera más. Hay que entender que fue un accidente de tránsito y que ahora está en manos de la Justicia determinar si la persona tiene que tener una condena de efectivo cumplimiento, si tiene que tenerla en suspenso y en esto ninguna de las partes va a tener la verdad”.

“Cada uno va a manejar su verdad, pero la verdad real la va a tener el juez de lo que vio. Yo no soy partidario de las condenas sociales, pero tampoco soy partidario de la indiferencia ante la pérdida de la vida de una persona”, finalizó Martín Pizzolo.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario