“La adolescencia es una etapa de mucho riesgo”

Así lo sostuvo la médica psiquiatra Lucía Lisazo, quien dio una charla en la Escuela de Salud de la Unicén sobre “mitos y verdades” del consumo de marihuana. En diálogo con Infoeme, la profesional explicó que hay factores de riesgo que influyen en el desarrollo de una adicción y sostuvo que al contrario de lo que se cree, el consumo de marihuana es tan nocivo como el de tabaco. También habló sobre el tratamiento del paciente adicto, qué es lo que provoca su consumo a largo plazo y la legalización de la sustancia en la Argentina.

----------

Este viernes por la tarde se realizó una charla en la Escuela de Ciencias de la Salud de la Unicén, sobre “¿Está todo bien con la marihuana? Mitos y verdades”. La disertación, abierta a la comunidad, estuvo a cargo de la docente del departamento de Salud Mentad de la ESCS médica psiquiatra Lucía Lizaso.

En diálogo con Infoeme, la profesional abordó algunos mitos como que el consumo de la planta es menos nociva que el consumo de tabaco, o que no es adictiva, entre otras cosas. Lisazo también habló sobre los factores de riesgo que influyen en el consumo de marihuana y las patologías que desarrolla a largo plazo.

¿La marihuana es adictiva?

Si. No el 100 por ciento de las personas desarrollan adicción pero hay un porcentaje que si, y depende de factores de riesgo que implican la posibilidad que un evento ocurra. Es decir, los factores de riesgo transforman a esa persona en vulnerable a desarrollar una adicción.

Por ejemplo la edad, la adolescencia es una etapa de mucho riesgo para desarrollar una adicción. No sólo por una serie de conductas de los adolescentes, del grupo de pares y su influencia sino también te puedo decir por un desarrollo cerebral que todavía no está completo y se completa a los 25 años.



Entonces un inicio del consumo a esa edad implicaría un riesgo mayor a desarrollar adicción. Otro facto puede ser las patologías psiquiátricas, un trastorno de ansiedad, un trastorno por pánico, eso también favorece a la adicción, sobre todo a las sustancias más sedativas; alcohol, o algún benzodiacepina como el clonazepam. Eso también influye a la adicción porque la persona “medica” sus síntomas, medica la ansiedad, el dolor, o la depresión.

La marihuana al principio genera una especie de sedación entonces al principio hay muchos trastornos de ansiedad que la utilizan.

¿Cómo se aborda el hecho de que en Argentina falta desarrollar el debate pero en otros países la venta de marihuana medicinal es legal?

La diferencia es que se usa como medicamento, pero hay partes del cannabis o de la planta que con sustancias puntuales no la marihuana fumada. Yo creo que ahí está el error. Hay componentes de la marihuana que sí son útiles para las náuseas en tratamientos de quimioterapia, para el dolor en el cáncer, pero son compuestos y nunca es en forma de marihuana fumada. Sí pastillas o aerosoles.

Porque también en la charla hablamos de cómo afecta la marihuana al pulmón. Tiene un montón de componentes similares al tabaco y se demostró que hay mutaciones celulares, entonces el error es que uno piensa que al recetarse como medicamento es sano pero hay muchas sustancias que se usan como medicamento, como la morfina, y no por eso la persona va tomando morfina para todo.




¿Su consumo es menos nocivo que el de tabaco?

Hay muchos estudios en relación a ese tema y todavía no se pudo demostrar. Sí aparecen mutaciones a nivel celular pero en los estudios que hay como generalmente la persona fuma marihuana y fuma tabaco es difícil determinar cuánto contribuyen las dos cosas a la mutación celular. Lo que sí se demostró en animales expuestos a marihuana es que sí hay mutaciones celulares pre cancerosas, si las desarrolla o no no se ha podido demostrar.

Siguiendo esta línea de mitos y verdades, el consumidor a veces se justifica con el hecho de que ‘el alcohol y el tabaco son drogas legales’

Creo que lo sano o no sano no se determina por aquello que es legal o ilegal. A nadie recomendaríamos que vaya y se tome 5 litros de cerveza, es decir, que algo sea legal o ilegal depende a veces de cuestiones que no tienen que ver con salud. El tabaco es nocivo y eso es absolutamente conocido y es legal. A veces depende de cuestiones económicas y políticas que van más allá de la salud.

¿Considera que en algún momento en la Argentina se llegará a legalizar el consumo?

Desconozco, pero sería bastante conflictivo. La verdad que no sé. Habría que ver la experiencia de Uruguay, hay que esperar. Hay que tener en cuenta también que son sociedades distintas, los problemas sociales y los déficits son distintos entonces eso también influye en cuanto una persona puede llegar a consumir, qué utilización le da, la marginación, todo eso influye como vía de escape.

En ese sentido el impacto va a ser distinto, no es lo mismo.

Si algún paciente enfermo comienza a fumar marihuana para paliar los síntomas, ¿el consumo se desalienta desde la psiquiatría?

Si, porque hay muchísimas alternativas de tratamientos para el dolor. Desde los aires, desde la metadona, que son opiáceos. Tenés alternativas que están comprobadas que funcionan. Sí se indicaría la marihuana no fumada, en comprimidos, pastillas componentes, entonces habría que ver qué pasa con ese paciente.



Si tiene un dolor asociado al cáncer muy intenso, lo tratas con la primera línea de tratamiento del dolor, seguís con metadona y luego con morfina y el dolor continúa, se pueden probar otras alternativas, pero siempre cuando no funcionan las que ya están comprobadas que sí lo hacen. Igual insisto: no la marihuana fumada porque tiene un montón de compuestos además del THC (N de la R: Tetrahidrocannabinol, psicoactivo de la planta) que son nocivos también y aparte la marihuana que se vende tiene diferentes niveles de THC. Esto no está controlado como si un medicamento que tiene controlada la dosis de fármaco activo.

¿Qué es lo que provoca la marihuana?¿Qué afecta?

Siempre hablando de intoxicación de personas sin vulnerabilidad o factores de riesgo, lo que se busca son alteraciones perceptivas en cuánto a la visión de colores, a la detección del paso del tiempo, genera risas. Eso sería lo recreativo que buscan las personas.

Lo en contra es intoxicación, pérdidas de memoria, problemas de atención, de aprendizaje, sobre todo cuando esto se sostiene. Si empiezan a fumar en la adolescencia genera un deterioro escolar, o una dificultad para cumplir las tareas del trabajo o del estudio.

A largo plazo hay un síndrome que se llama amotivacional que afecta absolutamente la motivación. El paciente queda como estancado en la vida, siempre en el mismo trabajo, con la misma pareja, no presenta interés por nada y eso no lo registra. Eso es muy llamativo: la persona no se da cuenta de los déficits que tiene todos los demás que los rodean sí. Por lo tanto en los tratamientos es muy difícil que quieran dejar la marihuana, porque es muy difícil que lo registren.

Después hay otro tipo de trastornos como de ansiedad, ataques de pánico, puede acelerar el inicio de una psicosis o generar psicosis breves, siempre en personas vulnerables. Pero uno no sabe si es vulnerable o no y cuando aparece ya está, se vuelve en una enfermedad crónica.

¿Cuál es el tratamiento para que un joven interrumpa el consumo?

Cuando realmente no lo quiere hacer, es más complejo. Lo esencial es comenzar con psicoeducación, es decir, que conozca la sustancia, ver lo nocivo de la sustancia, qué es lo que le produce al paciente. Que empiece a registrar que déficit tiene. Porque cuando esto se transforma en una adicción y no en un uso ocasional, finalmente siempre hay algo de base, ansiedad o depresión, o problemas en la casa, etcétera, entonces hay que conocer lo que genera que esa persona empiece a consumir.

Si es un trastorno de ansiedad, o depresión tratar eso y después muchas veces el consumo baja, no desaparece. Sumado a eso hay que tener una intervención en relación a la sustancia. Estar controlado por la familia, se trabaja con pautas como que no maneje dinero, que los amigos que consumen no pueden vincularse con ellos porque es una recaída segura.

Siempre atacando el problema de base. No olvidar de trabajar con las pautas, la contención familiar pero siempre acordándose qué es lo que generó que la persona desarrolle la adicción y atacar eso para que tenga un mejor pronóstico.





Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme