“Amigo de los famosos” y secuestrador de mujeres

Reclutaba mujeres vulnerables, las dopaba, las sometía y las vendía a una red de prostitución. Sólo le interesaban las que vivían solas, las que eran de países limítrofes y las que pasaban una situación económica desesperada.

------------------
Mauro Szeta, especial para Infoeme

Perverso y oscuro. Delirante y asqueroso. Simulador despreciable. Cualquiera de estas categorías le caben a la perfección a Luis Carlos Aiello Ginanson, detenido por la policía Metropolitana, acusado de reclutar mujeres vulnerables, doparlas, someterlas, y venderlas a una red prostitución.

Este hombre, de acuerdo con la imputación del fiscal Federico Delgado, armaba su estrategia delictiva, simulando ser amigo se los famosos. Se sacaba fotos con ellos, y las subía a las redes sociales. Después publicaba avisos ofertando trabajo de secretarias o promotoras de su anticuario.

Ahí empezaba el engaño. Cuando las chicas llegaban, el trabajo de secretaria de anticuario no existía. Entonces empezaba la captación. Antes, gran parte de la tarea delictiva ya estaba hecha.

Aiello Ginanson había preseleccionado sus víctimas con un interrogatorio extraño y demencial que les hacía a las chicas. Sólo le interesaban las que vivían solas, las que eran de países limítrofes, y las que pasaban una situación económica desesperada. A esas chicas se les presentaba como el salvador.

Una vez captadas las chicas, empezaba la tarea más perversa: “el ablande”. En el ambiente de la trata de personas, se llama “el ablande” al momento en el que las víctimas empiezan a ser violadas, golpeadas y denigradas. En este caso, para empezar, a las chicas más vulnerables, Aiello Ginanson, “les hacía el cuento del noviecito”.

“Cuando más chicas con las pibas, más fácil es ablandarlas”, se le oyó a decir al acusado en una escucha telefónica de la causa. Una vez “ablandadas”, las víctimas eran ofertadas como mercancía sexual a otros. Las fiestas sexuales eran grabadas y a veces subidas a la web.

El engaño terminó cuando una de sus víctimas, a la que había dopado, logró escapar. Esa chica hizo la denuncia.

Una escucha telefónica fue demoledora y concluyente sobre la responsabilidad criminal del acusado: “Fui hace dos años a Paraguay y me traje 5 pibitas de 18 años, viste esas que tienen piojitos, bichitos. Las traes por 2 lucas y se te quedan”, le dijo Aiello Ginanson a uno de sus colaboradores.

Espantoso, vomitivo, racista. La escucha revela la peor cara del “amigo de los famosos”.

La cosa no termina acá. El fiscal investiga colaboradores del acusado y la supuesta protección policial que pudo haber tenido para operar tanto tiempo y sin que lo descubrieran en un departamento de Santa Fe al 1200, pleno corazón de Recoleta.

En 2002 lo habían condenado a seis años de cárcel por promoción de prostitución de menores. Investigan “si hay alguien más arriba de Aiello”. Hay otros tres colaboradores de él bajo sospecha.

Fuente:

Deja tu comentario